Ávila estará fuera de la vacunación por lengua azul en 2020

B.M
-

En el balance de 2019, Asaja pone sobre la mesa los problemas creados por la sequía o la fauna silvestre para lo que ha sido un mal año para Castilla y León y aún peor para Ávila

Ávila estará fuera de la vacunación por lengua azul en 2020

2019 se cierra como un mal año para el mundo de la agricultura y la ganadería, especialmente en el caso de Ávila, según los datos de Asaja. Pero entre los datos negativos también hay espacio para la esperanza  puesto que Joaquín Antonio Pino, presidente provincial de Asaja, aseguró que «Ávila estará fuera de la vacunación por lengua azul en 2020», con lo que, de cumplirse, ya estaría exenta toda la comunidad.
Pero más allá de este dato, lo que deja el año que está terminando son importantes pérdidas que vienen marcadas por circunstancias como la sequía o los daños de la fauna silvestre. En este sentido, el presidente regional de Asaja, Donaciano Dujo, señaló que ha sido un año «mal para la cosecha agrícola y la ganadería», con Ávila como la «provincia que peor cosecha ha tenido y con más pérdidas». En concreto, cifró en 570 millones de euros las pérdidas en la región y de ellas 100 corresponden a Ávila, por lo que cree que esta provincia debería «haber tenido un tratamiento especial» en las ayudas de la Junta y las que no llegaron del Estado.
En este sentido, en cuanto a la institución regional, señaló 11.000 solicitudes en la región para las ayudas a los préstamos, 900 de ellas en Ávila, y 1.713 para las de abastecimiento de agua, 465 en Ávila. 
Se refirió Dujo a la importancia de que se apruebe la PAC 2021-2027, criticando que no haya habido avances en Europa, y criticó la falta de Gobierno en España y los problemas que están surgiendo con los seguros agrarios, una medida que la organización agraria apoya pero en la que piden modificaciones. Especialmente en el caso de Ávila donde solo el 57 por ciento de las hectáreas sembradas están aseguradas.
Destacó, eso sí, el sector de la ganadería de vacuno, a quien auguró «futuro», y el del porcino donde criticó las plataformas que existen contra él. 
Los daños de la fauna salvaje no quedaron fueran de este balance donde habló de 2.000 ataques de lobos al año en la región con 4.000 animales afectados. En este sentido, Joaquín Antonio Pino hizo referencia a que el 60% de los daños se producen en Ávila donde indicó que hasta el 30 de septiembre de este año hay cerca de 1.000 animales muertos, con las pérdidas que ello conlleva. «No entendemos que la Junta ni controla el lobo, ni lo deja controlar ni paga los daños», aseguró. Y a ello se añaden otros daños de la fauna salvaje con la transmisión de enfermedades y los accidentes de carreteras.
En cuanto a la sequía, se recordó cómo ha mermado las producciones agrícolas y los pastos para el ganado y ha complicado la campaña para los regantes de las Cogotas, con esas pérdidas de 100 millones de euros en Ávila y donde «las administraciones no han estado a la altura», aseguró Pino.