Sánchez convoca elecciones el 28 de abril y abre la campaña

Javier D. Bazaga (SPC)
-

El presidente aprovecha el anuncio para alabar la labor de un Gobierno agotado en ocho meses y culpa a los partidos secesionistas y de derechas de dinamitar la legislatura

«Llámenme clásico, pero sin Presupuestos uno no puede gobernar». Con esta lacónica respuesta, Pedro Sánchez justificó ayer el anticipo de las generales que anunció para el próximo 28 de abril. Así, el jefe del Ejecutivo confirmó la que consideró «una buena fecha» tras el rechazo a los Presupuestos Generales del Estado de esta semana en el Congreso de los Diputados. 
Lo comunicó en una declaración institucional después de un Consejo de Ministros extraordinario y tras transmitírselo al Rey Felipe VI. «He propuesto la disolución de las Cámaras y la convocatoria de comicios», apenas un mes antes de los europeos, autonómicos y municipales fijados para el 26 de mayo, con lo que evita el tan temido por los barones superdomingo.
De esta forma, Sánchez puso fecha de caducidad a una legislatura inédita con dos presidentes de Gobierno, tres elecciones generales en cuatro años -las de diciembre de 2015, junio de 2016 y abril de 2019-, y que tiene como gran hito la primera moción de censura que sale adelante de la democracia española. Y lo hizo con un marcado tono político, haciendo uso de un lenguaje propio de un mitin de campaña, haciendo durante los 20 minutos de su alocución un balance exhaustivo de su gestión al frente del Ejecutivo, poniendo en valor la veintena de reales decretos y las 13 leyes «que han hecho mejor a España». Un discurso que, al menos de manera oficiosa, dio inicio a la carrera hacia las urnas que comenzará con la disolución de las Cortes y convocatoria electoral por medio de decreto el 5 de marzo.
Pedro Sánchez convoca elecciones para el 28 de abrilPedro Sánchez convoca elecciones para el 28 de abril - Foto: Chema MoyaEl líder del PSOE llegó a la Moncloa gracias a la mayoría parlamentaria que pudo conformar ante la causa abierta contra el PP por corrupción y la no asunción de responsabilidades políticas de Rajoy. De hecho, aseguró en su declaración que esa mayoría que le aupó a la Presidencia del país «aún existe», y lo justificó con que el Gobierno, en apenas ocho meses, ha conseguido sacar adelante todos esos decretos con algunos tan «sociales» como la subida del 22 por ciento del salario mínimo interprofesional (SMI), la subida del SIM a los funcionarios o la revalorización de las pensiones. Aspectos que, para tranquilizar a la ciudadanía, aseguró que «están garantizados con o sin Presupuestos» pues, subrayó, «cumpliremos ese compromiso».