El obispo anuncia la unión de centros educativos católicos

M.M.G.
-

Junto a la plataforma, Gil Tamayo adelanta también que en 2020 se organizarán iniciativas por el 50 aniversario del doctorado de la Santa

El obispo anuncia la unión de centros educativos católicos

El obispo de Ávila, José María Gil Tamayo, celebró este viernes su tradicional desayuno navideño con los medios, un encuentro que le sirvió para anunciar la futura creación de una plataforma que aúne las instituciones educativas católicas.
«Hace dos días», explicó, «mantuve una reunión con todos los centros educativos católicos de Ávila». Una reunión, dijo, en la que se hizo palpable que «hay mucha gente que depende de la Iglesia, tanto a nivel laboral como a nivel educativo», así como la importancia que las familias juegan en este sentido. «Y eso para mí es una responsabilidad, porque veo que no sólo tengo que buscar un bien religioso y espiritual, sino también el bien de sostener ese empleo y ese desarrollo, que debe ir a más».
Por este motivo ve probable la puesta en marcha de esta plataforma.«Porque la unión hace la fuerza, y nos hace mejores como sociedad abulense, como Iglesia y como nación española», hizo aquí Gil Tamayo un guiño a la situación que atraviesa el país.
En su distendido encuentro con los medios de comunicación abulense (a los que quiso agradecer el trabajo realizado a lo largo de todo el año para llevar a todo el mundo las noticias de la diócesis) el obispo también recordó que el año que pronto comenzará se celebra el 50 aniversario de la declaración de Santa Teresa como doctora de la Iglesia. Y por ese motivo, anunció, «habrá iniciativas académicas y teológicas».
Y es que la importancia de aquel nombramiento fue, en su opinión, grande para Ávila. Y no sólo por el hecho de ser la primera mujer doctora de la Iglesia sino, también, por ser abulense.
Gil Tamayo también quiso hacer balance de su primer año como obispo de los abulenses. «Se me ha pasado rapidísimo», dijo el obispo, que con sencillez reconoció haberse «pateado» la diócesis entera por lo que ahora ya puede «poner cara» a todo el mundo.
Caras como la de los sacerdotes que llevan a cabo su labor pastoral y a los que alabó su dedicación, incluso algunos (muchos) sobrepasando la edad de jubilación establecida. «Menos mal que no hay un sindicato de curas», bromeó al respecto antes de decir, más serio, que ve «sacerdotes entregados hasta la extenuación» y que su «espinita» está en que no entren más religiosas abulenses a los conventos abulenses. «No tenemos que perder la cantera», dijo en referencia a sus ilustres predecesoras.
relaciones institucionales. Se refirió también Gil Tamayo a la buena acogida que ha sentido por parte de las instituciones abulenses. «Independencia, libertad y colaboración» fueron los tres términos que eligió el obispo para definir esa relación en la que considera la Iglesia juega un papel fundamental. No en vano, «los fieles de la Iglesia son a la vez ciudadanos» y «la Iglesia tiene que ayudar a la cohesión social».
En sus palabras, Gil Tamayo (periodista de formación) mostró su preocupación también por el desempleo y por la situación de los jóvenes.«Me duele que se vayan», se entristeció don José María, que lamentó también el descenso de natalidad en la provincia.



Las más vistas