"Fuera soy socialista pero dentro del Ayuntamiento un simple funcionario"

E. Carretero
-

Entrevista a Jesús Caldera, secretario del Ayuntamiento de Ávila y exministro socialista

"Fuera soy socialista pero dentro del Ayuntamiento un simple funcionario" - Foto: David Castro

El que fuera ministro de Trabajo y Asuntos Sociales durante el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y diputado socialista durante tres décadas ocupa desde el pasado viernes el puesto de secretario general del Ayuntamiento de Ávila, plaza que obtuvo por oposición hace 21 años y en la que hasta ahora no había llegado a a ejercer.  

Después de tantos años en primera línea política, ¿qué le lleva a tomar la decisión de dar un paso atrás y en este caso a incorporarse como funcionario al Ayuntamiento de Ávila?

La actividad política no se deja nunca pero es cierto que ya hace algún tiempo decidí dejar la representación parlamentaria y de hecho pienso que debía haberlo hecho antes. Después del cambio generacional en la dirección del Partido Socialista me parecía que ya no debía continuar y como yo siempre he considerado la actividad política en su parte de representación como algo transitorio pues me di cuenta de que era el momento de volver a mi trabajo. En cualquier caso yo nunca me hubiera dedicado a la vida pública si no hubiera tenido trabajo previamente; es algo que recomiendo a todo el mundo para evitar problemas. Acabada esa fase, y por múltiples razones si bien la fundamental es porque considero que es bueno para la dignificación de la clase política, pensé que lo mejor sería volver a mi puesto de trabajo, que es muy digno por cierto y de una gran importancia. A mi me costó mucho sacar mis oposiciones y obtener una plaza muy importante y es por ello que he decidido dedicarme a ello con toda intensidad.  

Sin embargo llega a la Secretaría General del Ayuntamiento de Ávila prácticamente de ‘novato’ ya que nunca llegó a ejercer en esta plaza.

Yo soy secretario de ayuntamiento desde el año 1979. Ejercí durante cuatro años en otros municipios y la Secretaría de Ávila la gané por concurso en el año 1995 siendo ya diputado, y de hecho quien me dio la posesión fue Ángel Acebes. Lo que pasa es que tomé posesión de la plaza y me declaré en comisión de servicios especiales por estar en el Parlamento, con lo cual nunca llegué a ejercer. Ya en aquella época era consciente de que mi forma de vida no iba a ser siempre la política y por eso busqué una plaza que  fuera importante y que me viniera bien geográficamente. Ávila me encanta; yo soy bejarano y Béjar limita con Ávila. Después de la familia y la lectura, mi mayor afición es la montaña y mi pasión es el circo de Gredos, por lo que estoy encantado.

¿Cómo le han recibido en el Consistorio abulense?

La acogida del señor Alcalde de Ávila ha sido extraordinaria, así como también la de los miembros de la corporación municipal con los que he podido hablar, lo que sin duda está favoreciendo mi aterrizaje laboral. Me han ofrecido toda la flexibilidad que necesite, lo que siempre es muy de agradecer. Además, en este reingreso también estoy contando con la cooperación del actual oficial mayor, quien ocupaba la plaza de secretario, por cierto una persona con una preferente cualificación técnica, y entre ambos vamos a dirigir la parte de la Secretaría General:él como oficial mayor y yo como secretario general. Se debe de entender que hay un periodo de adaptación, que intentaré sea lo más rápido posible, para ponerme al día de todo ya que es un ayuntamiento con mucha actividad. En cualquier caso es un gran reto y lo cumpliré.  

Dice que el recibimiento ha sido extraordinario, ¿pero antes de incorporarse no sintió cierto reparo por hacerlo en un Ayuntamiento gobernado por el Partido Popular siendo usted un socialista tan claramente posicionado?.

Puedo asegurar que no y de hecho esta es una de las cosas que deberían ponerse en valor. Yo tengo amigos del Partido Popular y son personas a las que además tengo un grandísimo respeto y precisamente la recepción impecable que he tenido y de una enorme altura institucional demuestra que es perfectamente posible el diálogo, el entendimiento y el respeto. Yo sé que de puertas para afuera del Ayuntamiento soy un simple funcionario y que quienes tienen que tomar las decisiones son los elegidos por el pueblo, a los que me debo, y eso es lo que he trasladado a mi llegada.  Es más, yo he ofrecido todos mis conocimientos, todos mis contactos, como pueden ser comisarios europeos o miembros de otros gobiernos de la Unión Europea, y todo lo que yo pueda hacer por esta corporación municipal y por el pueblo de Ávila.  En todo lo que pueda colaborar por los ciudadanos de Ávila lo haré con el mayor agrado. Esperaba tener un buen recibimiento pero todavía ha sido mejor del esperado.

Tiene 58 años, ¿se ve hasta el momento de su jubilación ocupando esta plaza?.

Nadie sabe lo que puede ocurrir en un futuro pero sí mi idea es esa fundamentalmente porque mi vocación es ser funcionario y continuar con el trabajo.

 

Lea la noticia ampliada en la edición impresa