La visita en familia más navideña

E.C.B
-

Cientos de abulenses aprovechan un año más el día de Navidad para recorrer en familia algunos de los belenes más representativos de la ciudad, entre los que figuran los de la residencia Santa Teresa Jornet, el de la Diputación o el municipal

La visita en familia más navideña

Cientos de abulenses aprovechan un año más el día de Navidad para recorrer en familia algunos de los belenes más representativos de la ciudad. Un simple paseo por el centro histórico y sus aledaños permitían disfrutar a mayores y pequeños de verdaderas joyas artísticas que acerca un poco más a la ciudadanía al momento del nacimiento de Jesús, recreado con todo lujo de detalles y en algunos casos, con claros guiños a la provincia y algunos de los monumentos más emblemáticos de la capital abulense.
Uno de los más visitados en esta jornada festiva fue el de la residencia Santa Teresa Jornet. No en vano es sin duda uno de los belenes más apreciados por los abulenses. Al bajar a la primera planta se abría ante el visitante una gran gruta dividida en dos partes, la primera, más pequeña, dedicada a una aldea de montaña en la que no faltaban el río corriendo por la misma o sus habitantes, dedicados a oficios como el de tornero o pastor, con las cabras montesas arriba en las cumbres.
Después la gente se encaminaba hacia otro espacio más amplio en el que se repasaban algunos de los capítulos de la infancia de Jesús, como la anunciación a María, la visita a su prima, el nacimiento de Jesús, el anuncio a los pastores, sus primeros pasos, la huida a Egipto o la presentación del niño Jesús en el templo. Todo ello acompañado por calles, ríos, norias, y figuras de animales y personas con todo tipo de oficios que causaron verdadera admiración entre todos los visitantes, tanto abulenses como turistas que se acercaron hasta esta residencia situada a los pies del arco de La Santa.
La visita en familia más navideñaLa visita en familia más navideñaPero en este recorrido belenístico había otras paradas también de obligado cumplimiento, como los nacimientos tanto del Ayuntamiento como de la Diputación, este año situados a apenas diez metros de separación, en el Palacio de Superunda y en el Torreón de los Guzmanes.
Un goteo continuo de gente, entre las que había muchas familias, acudió durante la jornada al Palacio de Caprotti, en cuyo patio interior se encontraba por primera vez este año el Belén municipal, compuesto por unas 150 figuras colocadas sobre un espacio de 49 metros cuadrados completamente accesible. Y como suele ser habitual, a los visitantes les llamaban sobre todo la atención los motivos abulenses, en este caso la estatua de la Palomilla y el arco de San Vicente, que daban ese toque local al nacimiento de Jesús.
En cuanto al Belén de la Diputación, situado en la zona expositiva del Torreón de los Guzmanes, fueron muchas las personas que disfrutaron a lo largo de este día de Navidad de sus más de 200 figuras y de esos motivos que hablaban de tradiciones milenarias abulenses y guiños a la provincia.