Santo Tomás recibió 78.000 visitas los últimos tres años

M.M.G.
-

En 2019 la cifra de visitantes, 25.253, supuso un retroceso del 6% respecto a la cifra registrada en la taquilla el año anterior

Santo Tomás recibió 78.000 visitas los últimos tres años

El Real Monasterio de Santo Tomás, una de las joyas históricas y patrimoniales de la ciudad de Ávila, es también uno de los principales focos de interés turísitico de nuestra ciudad.
Aunque algo alejado del casco histórico y de otros monumentos principales de la localidad, como pueden ser la Muralla, la Catedral o la iglesia de La Santa, el centenario monasterio acoge cada día a muchos visitantes ansiosos por descubrir sus muchos encantos.
Los últimos tres años fueron 78.283 las personas que cruzaron los tornos de la edificación.
De ellas, 25.253 lo hicieron el año pasado. La cifra es elevada, pero aún así supone un descenso del 6 por ciento respecto a los 26.882 visitantes contabilizados en la taquilla en 2018.
Mientras, en 2017, la cifra se quedó en los 26.148 visitantes.
En opinión de la empresa Artisplendore, responsable de la gestión turística del Monasterio de Santo Tomás, la bajada en la cifra de visitantes registrada en 2019 podría estar el la línea de ligero retroceso que se produjo en otros monumentos de la región.
En cualquier caso, lo que sí resulta ya para todos evidente es que las cifras que deje este 2020 no tendrán nada que ver con las cifras alcanzadas los últimos años.
El cierre forzado por culpa de la crisis sanitaria que azota al país en particular y al mundo general estará detrás de datos que, por desgracia, nada tendrán que ver con los que vemos en los últimos años. Ni en Santo Tomás, ni en otros monumentos de la ciudad.
Y es que el Real Monasterio de Santo Tomás cerró sus puertas, al igual que tantos recintos culturales, el pasado 14 de marzo. Desde entonces, su templo, sus claustros, las salas del museo... permanecen vacías y a la espera de saber cuándo podrán volver a recibir visitantes. 
¿Y quiénes son los que más visitan el Real Monasterio de Santo Tomás, el que fuera palacio de losReyes Católicos?
Pues mayoritariamente el público nacional. De hecho, el 76,2 por ciento del total de visitantes del año pasado (o lo que es lo mismo, 19.266) fueron ciudadanos españoles.
La siguiente cifra en el ranking de nacionalidades la ocupan 2.973 personas de origen desconocido. Y después se colocan los franceses, con 1.206 visitantes.
Alemanes e ingleses (con 501 y 506 visitantes respectivamente), también aparecen en la parte alta de una tabla en la que también encontramos italianos (407), estadounidenses (183), y Holandeses (55).
Peruanos, suizos, taiwaneses, haitianos y noruegos completan el listado de visitantes por nacionalidades.
UN AMPLIO COMPLEJO. Lo cierto es que el Real Monasterio de Santo Tomás es un amplio complejo que va más allá del recorrido turístico que realizan las visitas. E
En ese recorrido no falta, por supuesto, la visita a los tres claustros, el del Silencio, el del Noviciado y el de los Reyes. Como tampoco debe dejar de visitarse su iglesia, en la que destaca la presencia del sepulcro del Infante Don Juan. O recorrer las salas de sus dos museos: el de Ciencias y el de Oriente.
Pero, como decíamos, el Monasterio de Santo Tomás es mucho más que eso.Es centro cultural de la ciudad, gracias a que en no pocas ocasiones se transforma en continente para conciertos y recitales. 
No nos olvidamos de la existencia en el mismo de una amplia residencia universitaria, un gran edificio de cuatro pisos, construido en el año 1958, por el arquitecto Miguel Fisac, arquitecto también del Colegio de los Padres Dominicos de Arcas Reales en Valladolid y del Convento de San Pedro Mártir de Alcobendas, en Madrid.
En un principio albergó a los estudiantes de filosofía y teología que se formaban para sacerdotes dominicos. Habiendo pasado éstos a Madrid, comenzó a usarse como Residencia, a fin de favorecer a los muchos jóvenes de la provincia de Ávila que tenían que desplazarse a la capital.
Como se destaca en la web del monasterio, actualmente es residencia de estudiantes, profesores, opositores, funcionarios de ambos sexos.