El coronavirus ha afectado a más de 200 niños abulenses

Mayte Rodríguez
-

Aunque lo más habitual es que la enfermedad curse en la infancia con síntomas leves, también se han visto neumonías en niños, tres de los cuales tuvieron que ser hospitalizados

El coronavirus ha afectado a más de 200 niños abulenses - Foto: Isabel García

Aunque a lo largo de la pandemia se ha identificado el COVID-19 con las personas mayores quizá porque para ese colectivo ha resultado especialmente letal, lo cierto es que la enfermedad afecta a todos los grupos de edad, también a la infancia. Sólo en la provincia de Ávila se han contagiado de coronavirus 225 niños de entre cero y nueve años, según los datos que figuran en el registro epidemiológico de la Consejería de Sanidad relativos a casos atendidos en Atención Primaria. No obstante,  la cifra de niños afectados por COVID-19 es superior a esos 225 porque los pacientes afectados de entre 10 y 14 años -franja en la que siguen siendo atendidos en Pediatría- se contabiliza junto con el grupo de edad hasta los 19 años, dado que la recogida de datos epidemiológicos por edades se hace de diez en diez años.  
Pese a todo, esos 225 casos -122 corresponden a niños y 103 a niñas- suponen casi el 4% del total de personas diagnosticadas de COVID-19 en la provincia de Ávila hasta la fecha (la media regional es el 4,5%).  Tres de los más de 200 niños afectados por coronavirus llegaron a tener que ser ingresados en el Complejo Asistencial de Ávila porque la evolución de la enfermedad así lo aconsejó. No obstante, lo habitual es que en la infancia esta enfermedad curse «con cuadros leves» y «poco sintomáticos» tal como  asegura a esta Redacción la pediatra Nieves Burguillo que, como el resto de especialistas en Pediatría, en los últimos dos meses han atendido a sus pequeños pacientes «principalmente mediante consultas telefónicas, pero también ha habido algunas presenciales», especialmente cuando  «había dudas en el diagnóstico», indica.
En ocasiones, esas dudas tenían que ver precisamente con «la sintomalogía tan diversa» que presenta el coronavirus, que va desde «dolor de garganta, fiebre o congestión nasal» hasta «neumonías» que incluían «dificultades respiratorias» pasando por «problemas gastrointestinales, diarreas, lesiones dermatológicas, síntomas neurológicos y otros mucho más graves como trastornos de coagulación, rechazo del alimento o letargia», explica Burguillo, quien abunda en la necesidad de «ver al paciente para poder valorarlo» incluso en pleno confinamiento en casos en los que, además, convenía «medir la saturación» de oxígeno en sangre.
A los pacientes a los que los pediatras han atendido telefónicamente porque sus síntomas no eran graves, el control era «muy riguroso» con «llamadas cada 24 horas» para hacer seguimiento, apunta la pediatra.

LEA LA NOTICIA AMPLIADA EN LA EDICIÓN IMPRESA DE DIARIO DE ÁVILA



Las más vistas