Convocada para este viernes la Mesa de la Sequía

E.Carretero
-

El equipo de gobierno califica la situación de "alarmante" tras haber disminuido la cantidad de agua embalsada en el último año en más de 3,7 millones de metros cúbicos y teniendo en cuenta que los pantanos de la capital se encuentran al 48,5%

La Mesa de la Sequía se reúne de nuevo este viernes

Los embalses que abastecen a la capital abulense se encuentran actualmente al 48,5 por ciento de su capacidad, lo que supone una pérdida de algo más de 3,76 millones de metros cúbicos de agua respecto al volumen embalsado por estas mismas fechas el año anterior cuando las reservas hídricas de la ciudad se encontraban al 96,3 por ciento, con más de 7,57 millones de metros cúbicos acumulados. Esta situación «alarmante» ha obligado al Ayuntamiento de Ávila a convocar para este viernes una reunión de la Mesa de la Sequía, tal y como informó José Ramón Budiño, portavoz del equipo de gobierno, en la rueda de prensa convocada para dar cuenta de los asuntos tratados en la primera  Junta de Gobierno de la actual corporación municipal.    
Así, en el último año el embalse de Becerril ha perdido 865.000 metros cúbicos de agua, mientras que Serones cuenta a día de hoy con 2.853.123 metros cúbicos menos que hace doce meses y en Fuentes Claras la bajada ha sido de 46.000 metros cúbicos, lo que en términos interanuales supone un descenso de las reservas de agua del 47,8 por ciento y deja el agua total embalsada en 3.814.362 millones de metros cúbicos, tal y como apuntó Budiño que explicó que a día de hoy ya se está captando agua del embalse de Serones así como que «están activos los bombeos del parque de El Soto».
Explicó el portavoz del equipo de gobierno que este viernes se analizará «de manera conjunta y con los técnicos municipales» la actual situación con el objetivo de  ver «posibles medidas para paliar esa ausencia de agua». No descartó Busdiño a priori ningún tipo de decisión en este sentido, recordando que ya el pasado 6 de junio se adoptaron una serie de medidas que este viernes serán «de nuevo valoradas» como el ajuste de la presión de la red de suministro durante la noche, el corte de riego en ciertos parques públicos o la bajada de presión en los camiones de limpieza, acompañada  también de una menor frecuencia de los mismos.