"Todos podemos caer en sectas; hay una para cada persona"

E.Carretero
-

Un curso de la UCAV forma a personal de los cuerpos y fuerzas de seguridad en este «problema de primer orden» que en nuestro país, calculan, afecta a unas 400.000 personas

"Todos podemos caer en secta; hay una para cada persona"

«Todos podemos caer en sectas porque hay una para cada persona». Así lo aseguró este jueves Vicente Jara, miembro fundador de la Red Iberoamericana de Estudio de Sectas (RIES), que estos días participa como profesor en el curso ‘Las sectas en España: conocer para actuar’ que dentro del II Campus en Seguridad Pública y Defensa Nacional organizan la Cátedra de Estudios Policiales de la UCAV y la Escuela Nacional de Policía.  
Apuntó Jara que aunque por suerte el tema no es tan desconocido como en los años 80 del siglo pasado lo cierto es que las sectas siguen siendo un peligro para el conjunto de la sociedad ya que no es algo que afecte solo «a locos, ni a chalados ni a personas marginales» y más teniendo en cuenta, dijo, que «una secta es un grupo social agresivo y depredador que se mimetiza y se hace pasar por otra coas» y que «el líder sectario tiene una capacidad arrebatadora».
«Una secta se hace pasar por otra cosa. Tiene algo afectivo o un señuelo que llama la atención y que no se ve de entrada», alertó el fundador de la Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas antes de advertir que «las sectas están por todas partes» y que «abundan especialmente en las redes sociales». Por ese motivo, el experto destacó la importancia de cursos como el que estos días se imparte en la UCAV y que está especialmente dirigido a profesionales de los cuerpos y fuerzas de seguridad.
En la importancia de la formación y la información sobre este asunto también coincidió Luis Santa María del Río, consultor sobre sectas de la Comisión de relaciones Interconfesionales de la Conferencia Episcopal Española y profesor también de este curso, que apuntó que se trata de un «problema social de primer orden» teniendo en cuenta que «en torno a 400.000 personas» en nuestro país están en alguna secta. De hecho hace cinco años Santa María del Río llegó a contabilizar en España un total de 350 sectas lo que en cualquier caso, señaló, es «un número mínimo frente a las que hay ya que de muchas solo llegamos a ser conscientes tras una denuncia o una operación policial». «No sabemos de cuántos grupos estamos hablando y ya no nos importa tanto dónde están localizados porque a través de internet y de las redes sociales pueden actuar en cualquier ámbito», afirmó el experto que puso como ejemplo de esto el caso de la joven ilicitana Patricia Aguilar captada desde Perú.