La crisis obliga a lavar 2.000 kilos más de ropa a la semana

P.R.
-

La Lavandería del Complejo Hospitalario de Ávila amplía sus jornadas de trabajo a toda la semana y ha necesitado de la contratación de cinco operarios más, con lo que ahora son 28

La crisis obliga a lavar 2.000 kilos más de ropa a la semana

La lavandería del Complejo Asistencial de Ávila presta servicio al Hospital Nuestra Señora de Sonsoles, Hospital Provincial y diversos Centros de Salud de Atención Primaria. Con motivo de la crisis sanitaria del COVID-19 ha tenido que ampliar las jornadas laborales a toda la semana y contratar a cinco personas más, con lo que la plantilla de personal está integrada en estos momentos por 28 trabajadores, que mantienen una actividad a lo largo de los siete días de la semana, de forma provisional y mientras dure la situación de emergencia que estamos viviendo en estos momentos.
En la lavandería se procesa la ropa de los pacientes (ropa de cama, toallas, pijamas y camisones, etc.) así como la uniformidad de todo el personal (batas y pijamas).
Cuenta de manera habitual con una plantilla que está integrada por  23 personas para atender los distintos puestos de trabajo existentes: Un total de seis operarios en la zona de lavado de ropa que se encargan de cargar y descargar las lavadoras, así como de realizar una clasificación previa de la ropa ya higienizada para el tratamiento posterior en la zona de plancha.
    El centro también dispone de 12 operarios en la zona de planchado de ropa que dan el acabado en las secadoras, calandras, túnel de ropa de forma, plegadoras, etc. en función del tipo de prenda, así como un operario en la zona de costura, que arregla las prendas que lo necesitan. Otros dos operarios  más se encuentran en la zona de uniformidad y  que se encargan de clasificar por tallas y colores los uniformes así como de cargar los equipos de dispensación de uniformidad existentes. Por último, trabajan también dos  gobernantas que se encargan de organizar los turnos, lencerías, suministro a las unidades, etc.
A esta plantilla hay que añadirle los celadores cuyo trabajo es bajar la ropa sucia y subir la limpia a las distintas unidades de enfermería.
El trabajo se realiza en dos turnos, uno de mañana y otro de tarde de lunes a viernes.
Covid.  Con motivo de la situación producida por el COVID-19, debido principalmente al incremento del uso de uniformidad por parte de todo el personal, se ha hecho necesario ampliar los turnos de trabajo, prestando servicio también los sábados y domingos en turno de mañana, indicaron los responsables de este centro, esencial para el buen funcionamiento de un Complejo Hospitalario como el de Ávila, y más en una situación de emergencia sanitaria como el que estamos viviendo.
Para la cobertura de estos turnos ha sido necesaria la contratación de 5 nuevos operarios:  dos para la zona de lavado, otros dos para la zona de plancha y uno para la zona de uniformidad. De esta manera, y una vez reorganizados los turnos de todo el personal,  la lavandería presta servicio todos los días de la semana. En esta situación de emergencia que vivimos, el personal que se encarga de cargar las lavadoras cuenta con todos los EPI´s necesarios (mascarillas FFP2, guantes, gafas, caretas, batas y gorros). Para el resto del trabajo contamos con guantes, gorros y mascarillas quirúrgicas. Toda la ropa baja en doble bolsa roja y se lava a una temperatura de entre 80-85 grados, con programas de oxigenado, lavado y lejiado, se clasifica y se plancha/seca y dobla para entregar a las unidades. Este trabajo no ha variado, ya que de manera habitual la ropa hospitalaria se ha higienizado siempre con programas de lavado largos con altas temperaturas.
La producción media de la lavandería es de unos 10.000 kg de ropa a la semana, habiéndose incrementado a unos 12.000 durante esta situación.