Problemas con las vacaciones del Centro Infantas

I.Camarero Jiménez
-

Desde la Federación de Servicios Públicos de UGT no entienden que el personal no pueda elegir más que 15 días de vacaciones, "más necesarias que nunca" para los trabajadores de este centro, porque la Diputación no vaya a contratar para cubrirlas

Problemas con las vacaciones del Centro Infantas

La Federación de Servicios Publicos de UGT ha comparecido en rueda de prensa para alertar sobre lo que está ocurriendo en materia laboral en el Centro Infantas Elena yCristina, dependiente de la Diputación de Ávila, ya que entienden que esta institución «quiere vulnerar e derecho a descanso vacacional reconocido en el artículo 40.2 de la Constitución». Ha pasado el 15 de junio y con ello ha llegado el inicio del periodo vacacional para los empleados de este centro residencial que se extendería en lo ordinario hasta el 15 de septiembre. Ahora bien entienden en UGT que esas vacaciones son ahora más necesarias que nunca por los estragos de la covid-19 y sin embargo la Diputación sólo permitiría a los trabajadores elegir un periodo de 15 días dado que en su intención no está la contratación de personal para cubrir ese periodo vacacional.
Surge ahora este problema cuando no lo ha habido, a juicio de UGT "en los 38 años anteriores". Para la Diputación, estiman, que no supondría un gran desembolso y más cuando «alardea» de tener un superávit superior a cuatro millones de euros tal y como explicaba el secretario de organización de FSP, Francisco José Muñoz,  y apuntaba a que  con 10 contratos de enfermería y ATS se solucionaría un problema que además entiende permitiría el descanso en una época tan dura como es la que estamos viviendo a unos profesionales especialmente vapuleados por la crisis sanitaria.
A día de hoy cuantificaban en 12 las bajas del personal sanitario de la residencia, 11 por covid y una más por sospecha de padecer el virus, y a ello se suma la llegada del periodo vacacional en el que "el 100% de los puestos debe estar cubierto" en una infraestructura que recordaban es «sociosanitaria». 
Ante los medios aseguraban que estos últimos meses y sobre todo  las dos últimas semanas de marzo han sido especialmente duras para los trabajadores que en un principio no recibieron equipos de proteción individual ni se les hicieron test para ver si padecían un virus,( que sí se ha manifestado con fuerza en el centro). Situación que no se normalizó hasta el 8 de abril apuntaba el secretario de organización.
De ahí la necesidad de unas vacaciones, ahora más que nunca para el descanso y la recuperación de las secuelas (también psicológicas).
Informaban desde UGT que el brote que se produjo en el centro obligó a poner a disposición dos pabellones para el COVID-19, que continúan operativos y que precisan de un personal que no puede trasladarse a ninguna otra zona. Todo ello conforme al Plan de Contingencia elaborado al efecto por la propia institución provincial. 
La situación pasó de tener seis pabellones a tener siete y conllevó incremento de personal (como se ha hecho en otras instalaciones de otras administraciones y también privadas), apuntaban y que «nadie discute». Junto a esos dos lugares dedicados al COVID y reforzados al efecto recuerdan que se reforzaron los demás ante posibles bajas con nuevos contratos pues la plantilla debía estar al 100% y podía haber bajas o incapacidades temporales.
El problema es que cuando los profesionales han pedido sus vacaciones que se han reflejado en un estadillo, como es lo habitual, y han sido enviadas a la Diputación se han encontrado con el problema de que se les han devuelto porque no eran viables, por orden «verbal» del presidente de la Diputación, Carlos García. En la respuesta se les daba la opción de elegir 15 días y no 30 como era lo acostumbrado, dejando otros 15 para fuera del periodo estival.
Desde FSP recuerdan que en  los primeros días del mes de junio, se celebró una reunión a la que asistieron un miembro de cada Sindicato con representación en la Diputación Provincial, el Diputado del Área de RR.HH., y la Jefa del Departamento de Personal de la Corporación, en la que se negoció y se produjo Acuerdo para elaborar los correspondientes Planes de Vacaciones en todos los Servicios, "entonces no constaba advertencia sobre que no se fuera a contratar".
Desde UGT consideran que la Diputación entiende ahora que se ha gastado más dinero en personal para reforzar la atención en tiempos de la covid-19 del que estaba presupuestado, pero recuerdan que fue el propio equipo de Gobierno el que lo incrementó conforme a la normativa vigente.
Para el sindicato es una sinrazón que se pida a los trabajadores que elijan sus vacaciones al tiempo que les dicen que éstas no se van a cubrir con nuevas contrataciones.

Respuesta de la diputación. El presidente de la Diputación de Ávila, Carlos García, respondía al sindicato unas horas después asegurando que el centro en cuestión «triplica la ratio» legal por residente de profesionales sanitarios y sociosanitarios contratados, «cuenta con 22 auxiliares de enfermería más que hace un año antes de empezar el plan de vacaciones» y al inicio de la pandemia contrató «a 57 profesionales para hacer frente a la situación con garantías». 
En un comunicado, termina diciendo que  su voluntad es que «el plan de vacaciones se materialice, sin vulnerar jamás ningún derecho, pero sin olvidar que en los 38 años anteriores jamás hemos pasado por una situación como ésta, y de ello también hemos de ser conscientes». Por esta razón, continúa el presidente, «vamos a perseverar en la seguridad de residentes y profesionales manteniendo, en la medida de lo posible, los acuerdos y los derechos de los trabajadores». Para ello, en las comisiones informativas y en las mesas de negociación «se plasmarán los acuerdos de la parte sindical y la parte política, sin olvidar que aquí no estamos para imponer nada, sino que aquí nuestra responsabilidad son los 129 residentes».