La Santa acoge este sábado la ordenación de un diácono

J.M.M.
-

Se trata del carmelita abulense Luis Carlos Muñoz Mories y la celebración que tendrá lugar a las 12 horas, presidida por el obispo de Ávila, José María Gil Tamayo

La Santa acoge este sábado la ordenación de un diácono

El convento de La Santa (casa natal de Santa Teresa de Jesús) acogerá este sábado, 27 de junio, la ordenación de diácono del carmelita abulense Luis Carlos Muñoz Mories. Será en una celebración que tendrá lugar a las 12 horas, presidida por el obispo de Ávila, José María Gil Tamayo. Desde la diócesis se recuerda que el templo tiene un aforo del 75 %, lo que equivale a unas 100 personas con todas las medidas sanitarias pertinentes.

 

La ordenación diaconal debía haberse celebrado el 28 de marzo, coincidiendo con el aniversario del nacimiento de Santa Teresa. Sin embargo, el estado de alarma y la crisis sanitaria hicieron que se pospusiera hasta nueva fecha.

 

Luis Carlos Muñoz Mories tiene 45 años, es natural de Ávila, y realizó su profesión solemne como carmelita el pasado 25 de enero. En un comunicado remitido desde la diócesis de Ávila, se confiesa muy feliz por la ordenación y por “poder comenzar así ese servicio y esa labor de ayuda a la Iglesia y a la Orden del Carmelo. Este tiempo desde que se aplazara la ordenación ha sido un tiempo especial de espera y preparación”. Un tiempo que ha pasado en Ávila, a donde llegó a principios del mes de marzo desde su convento actual en Úbeda (Jaén): “vine para preparar la celebración del día 28, y me pilló aquí el confinamiento, así que no pude volver a mi convento”.

 

Su historia vocacional es intensa, como él mismo relata. “Mi vocación llega muy despacito y sin hacer ruido. Con 15 años entré en el Camino Neocatecumenal, comenzando así un proceso de maduración en la fe, que me llevó a decidir irme a Taiwan de misiones a los 21 años. Empecé a sentir que el Señor me estaba llamando al sacerdocio. Y di el paso. Empecé en un Redemptoris Mater. Más tarde hablé con Don Jesús (el anterior obispo de Ávila) y entré en el Seminario Diocesano de Ávila. Allí estuve 5 años y completé toda la formación en Teología. Pero por diversas circunstancias, también por crisis de fe, decidí salirme del Seminario. Y ahí empezó un proceso nuevo en mi vida. Un proceso de maduración personal, de maduración también en la vocación”.

 

“Yo buscaba trabajo tras salir del Seminario, y a través de un sacerdote de la diócesis, acabé trabajando en la portería del convento de La Santa, haciendo las sustituciones de verano. Siempre me había sentido atraído por el Carmelo, especialmente por Santa Teresa, que es una figura que siempre me ha aportado mucho. Y en esos momentos, Santa Teresa es quien empieza de nuevo a trabajar conmigo, con mi vocación. Me agarró y no me soltó. Así que decidí dar el salto al Carmelo. Ahora estoy muy feliz de esa decisión, viendo sobre todo los frutos de ella, viendo cómo la vocación ha ido hacia adelante, viviendo intensamente el tiempo de formación dentro del Carmelo, hasta ese momento tan especial de mi profesión solemne como carmelita en enero de este año”.

 

Una vez ordenado diácono, Luis Carlos volverá a su convento de Úbeda, lugar donde falleció el también abulense San Juan de la Cruz, e iniciará allí su labor de servicio pastoral a la Iglesia y a la Orden del Carmelo.