La DGT prevé 2,5 millones de desplazamientos por carretera

SPC
-

La operación especial de tráfico comienza este viernes a las 15 horas y se prolongará hasta la medianoche del 6 de enero

La delegada del Gobierno en Castilla y León, Mercedes Martín. - Foto: Ical

La Dirección General de Tráfico (DGT) pone en marcha a las 15 horas de este mediodía el dispositivo especial de Navidad para regular, vigilar y dar seguridad a los 2,4 millones de desplazamientos que se prevén hasta la medianoche del 6 de enero por las carreteras de Castilla y León.

En estos días se prevé un aumento significativo en el número de desplazamientos, tanto de corto como de largo recorrido, cuyos destinos principales son zonas de montaña para la práctica de deportes de invierno, lugares de segunda residencia, áreas de grandes centros comerciales y zonas de atracción turística invernal.

Como en años anteriores, la operación especial de Navidad se desarrollará en tres fases coincidiendo con las festividades propias de estas fechas. La primera fase dará comienzo hoy y se prolongará hasta el día de Navidad, fechas en las que se prevén 837.000 desplazamientos por Castilla y León. La segunda fase tendrá lugar del 27 de diciembre al 1 de enero, con 771.000 desplazamientos previstos; y la tercera fase, coincidiendo con la festividad de Reyes, tendrá lugar del 3 al 6 de enero, con una previsión de 537.000 desplazamientos en Castilla y León.

Para que los desplazamientos se produzcan con normalidad, la DGT pone en marcha una serie de medidas con el objetivo de velar por la seguridad de los usuarios de la vía y dar fluidez al tráfico, entre las que destacan la instalación de carriles adicionales en las carreteras que registren mayores intensidades de circulación, sobre todo en las proximidades de los grandes núcleos urbanos, la restricción de la circulación en ciertos días, tramos y horas de la circulación de camiones en general y de determinadas mercancías en particular.

También se prevé la paralización de las obras que actualmente se están realizando en la red viaria española y supresión de la celebración de pruebas deportivas y otros eventos que supongan la ocupación de la calzada o intensificar los controles de velocidad, sobre todo en carreteras convencionales, y los de alcoholemia y drogas en cualquier carretera y a cualquier hora del día como instrumentos para la prevención de accidentes en carretera.