El Diocesano de la Asunción contará con desfibriladores

P.R.
-

Promovido por la directiva de la Asociación de Padres y el propio centro educativo abulense, se han adquirido gracias a la colaboración de la aseguradora Asisa, que los ha financiado

El Diocesano de la Asunción contará con desfibriladores - Foto: Belén González

Los Colegios Diocesanos de Ávila cuentan con dos aparatos desfibriladores gracias a la gestión realizada por la Asociación de Padres de Alumnos con el propio centro y con Asisa. La aseguradora ha facilitado gran parte de la financiación de los dos aparatos, que se instalarán cada uno en uno de los dos edificios que este centro educativo cuenta en Ávila. Los dos aparatos han sido entregados por la empresa abulense Desfibrilavila.
Gonzalo Cruz Fernández, presidente del Ampa, señaló que la idea surgió de la directiva de la Asociación de Padres al surgir un problema con un profesor que le dio un infarto.
«Con el permiso y colaboración del colegio y la colaboración de Asisa, y el AMPA los hemos adquirido. Creo que deberían de estar en todos los centros escolares como Colegios Diocesanos, que tienen más de 1.800 alumnos y 250 profesionales, más los padres que vienen todos los días a dejar a sus hijos y a recogerlos. Para nosotros es fundamental. Se han adquirido dos desfibriladores semiautomáticos. Uno se instalará en el colegio de la Calle Lesquinas y el otro en el colegio que está en la Plaza del Teniente Arévalo. En este centro hay 740 alumnos y casi 100 profesionales, mientras que en el colegio de la calle Lesquinas hay 1.120, más los 150 profesionales, además de los padres que cada día acuden a llevar y a recoger a sus hijos».
Laura Jiménez, directora del Colegio Diocesanos. Mencionó que «nadie estamos libres de tener un problema con el corazón. Gracias a la colaboración de la AMPA y Asisa hemos podido conseguir esta dotación que de otro modo no habría sido posible». Indicó también que un grupo de profesores en ambos edificios se va a formar para usar correctamente el equipamiento y dijo que «esperemos no tener que usarlo en ningún momento, pero allí estará disponible».
Por su parte, el doctor José Carlos Sánchez Marcos, de Asisa, indicó que han podido colaborar gracias al convenio de colaboración firmado hace más de diez años. «Hace unas semanas nos planteó Gonzalo la necesidad de implantar los desfibriladores en el colegio. Nosotros,  como entidad de seguros con una gran implicación en la asistencia sanitaria, vimos que era factible dentro del convenio de colaboración que teníamos desde hace más de diez años. El doctor Sánchez Marcos reconoció que los desfibriladores son un equipamiento imprescindible para aquellas instituciones que tengan alumnos, profesores, visitantes y padres, «porque son un espacio público siempre debería de estar dotado de este tipo de equipamientos».
Es un equipamiento imprescindible en aquellas instituciones que tengan alumnos, profesores, visitantes, padres de alumnos, porque un espacio público siempre debería de estar dotado de este tipo de equipamientos. Pero no solo en los centros escolares, sino en cualquiera donde hubiera un número importante de personas «que pudieran tener problemas de ritmo cardíaco se puede y se deben instalar este tipo de equipos».