Suben las agresiones al personal sanitario en 2019

B.M
-

Ávila tiene la tasa más alta de incidencia entre las áreas de salud de la región, casi diez puntos por encima de la media

Suben las agresiones al personal sanitario en 2019 - Foto: MIGUEL ÁNGEL VALDIVIELSO

El número de agresiones sufridas por el personal sanitario subió el pasado año en Ávila hasta acercarse al medio centenar de incidentes. Fueron 47 agresiones, 26 en hospitales y 21 en Atención Primaria, que afectaron a 50 trabajadores. En comparación al año anterior aumentan los incidentes un 42,4 por ciento, pasando de 33 a 47, y también aumenta el número de trabajadores (un 28,2 por ciento más) al pasar de 39 a 50.
Dentro del personal, una gran parte de las agresiones fueron para médicos, con 29 de los 50 que sufrieron incidentes. También destacan los diez enfermeros que tuvieron que enfrentarse a este tipo de situaciones. El ‘listado’ se completa con 8 TCAE, un celador, un persona de administración y otro profesional no especificado.
En el caso de Castilla y León durante el pasado año se registraron 455 agresiones de las cuales 287 fueron en hospitales, 107 en Primaria y el resto en otros servicios incluyendo emergencias. Afectaron a 514 trabajadores. Pero, al contrario de lo que sucede en Ávila, en el conjunto regional hubo un descenso tanto de incidentes como de personal afectado que superó el diez por ciento en ambos casos. En cuanto a los profesiones que fueron agredidos, prácticamente hay la misma cifra de médicos y enfermeros (196 y 192, respectivamente) pero aunque estos fueron los más afectados, los incidentes llegaron a otras categorías como TCAE, administrativos, celadores, técnicos, fisioterapeutas o un trabajador social.
En el caso regional se ve que hay más agresiones a mujeres que a hombres y predominan las verbales, con un 83 por ciento de los casos, mientras que el resto son físicas. La mayoría de estas últimas, con más de un 86 por ciento, se produjeron en hospitales. Además de estas agresiones que tuvieron un  componente físico un 55,8 por ciento fuero con lesiones. Gran parte de ellas se produjeron en psiquiatría pero también llegaron a urgencias, consultas, atención domiciliaria al paciente o incluso en la vía pública.
En la relación de Ávila con toda la región, se observa que la sanidad abulense tiene la tasa de incidencia más alta de agresiones sanitarias en relación a la población y los profesionales, situándose casi diez puntos por encima de la media regional. La tasa de incidencia en Ávila se sitúa en 22,1 incidentes (número de incidentes x 1.000 entre el número de trabajadores). La regional es de 12,9, en una comunidad donde hay una reincidencia que se sitúa en un 11 por ciento.
Si se tuviera que hacer un perfil de las agresiones o los agresores, se deduce que un 85 por ciento de los casos tiene un agresor y un 59 por ciento eran hombres. En casi un 60 por ciento de los incidentes el agresor era el usuario pero también destacan los casos de familiares.
En cuanto a las posibles causas, casi la mitad se debieron a disconformidad, mientras que el resto derivaron de tiempos de espera, adicciones, trastornos o conductas problemáticas, entre otras.