Faema retoma el lunes de forma escalonada la actividad

M.M.G.
-

La institución ha invertido 18.000 euros en adaptar sus locales y en la compra de material de higiene, con el fin de garantizar la seguridad de empleados y usuarios

Faema retoma el lunes de forma escalonada la actividad

El lunes 15 de junio está marcado en rojo en el calendario de todos en la gran familia de Faema Salud Mental Ávila. Ese día, la institución retoma su actividad presencial. Lo hará «de manera escalonada» y «con todas las precauciones del mundo», tal y como destaca su directora general, Inmaculada Pose.
Han sido meses muy duros para los usuarios de sus servicios. Y ahora, por fin, podrán volver poco a poco a sus rutinas, tan necesarias en el caso de las personas con enfermedad mental.
Para garantizar la seguridad tanto de los usuarios como de sus cuidadores y demás personal de Faema, la institución ha realizado una inversión de 18.000 euros en la adquisición de material de protección y sanitario.
Mamparas, termómetros, alfombrillas desinfectantes, geles hidroalcohólicos, mascarillas... Faema ha hecho acopio de todo lo necesario para que todo el mundo se sienta seguro en este retorno escalonado que arrancará con doce usuarios en El Cobijo y con ocho más en el Centro Ocupacional y en los Servicios de Promoción yAutonomía Personal.
«Hemos querido dar prioridad a aquellos que peor lo han pasado durante el confinamiento, ya sea por motivos psicológicos o porque no se han podido conectar a nuestros servicios telemáticos», comienza a explicar Pose. Hace mención especial a aquellos que padecieron la Covid-19 y que estuvieron doblemente confinados. «Ellos se han quedado emocionalmente muy tocados y, además, son los más seguros», se refiere al hecho de que ya no pueden contagiar.
Destaca Pose que con estos primeros usuarios se trabajará en aulas separadas. «Los separaremos por servicios para prevenir posibles contagios», apunta la directora gerente, que no se cansa de repetir la importancia que desde la Junta Directiva se le da a la seguridad de todos.
Por su salud, por supuesto, pero también porque la aparición de un único caso podría suponer un nuevo cierre de sus instalaciones. Por este motivo, entre otras muchas acciones, se tomará la temperatura a todo el mundo a diario y se observarán otros síntomas, como la pérdida de olfato. «Haremos dinámicas para controlar este aspecto», adelanta Pose.
En El Cobijo también se ha adaptado el comedor, para garantizar también la seguridad de los usuarios a la hora de las comidas. «A la hora del desayuno sí que estarán todos», comenta la directora general, «pero se ha preferido que, de momento, los usarios de las viviendas supervisadas sigan comiendo en sus casas».
Ahora, la junta directiva de Faema tiene sus vistas fijas en la semana del 21 de junio, cuando esperan recibir nuevas directrices a partir de las cuales reorganizar una vez más su trabajo. «Vamos siempre de la mano de Servicios Sociales», resalta Pose la buena relación que han tenido estos meses.

Lea la información completa en la edición impresa.