El Critérium de Verano no será posible

A.S.G.
-

Aunque la situación mejora y el atletismo busca retomar su actividad, resulta imposible poner en marcha una de las competiciones más relevantes del calendario en pista abulense

El Critérium de Verano no será posible - Foto: Isabel García

Este año será imposible celebrar el Critérium Autonómico de Verano. Así lo reconoce Josué Aldudo, Delegado Provincial de Atletismo y miembro del Club Puente Romanillos, club organizador de una de las citas más relevantes del calendario de pruebas de Ávila gracias no sólo al número de ediciones que suma –ésta hubiera sido la XXIII– sino porque durante estos años han sido muchos los atletas nacionales del máximo nivel los que han acudido a las pistas de la Ciudad Deportiva, y en ocasiones de la Escuela Nacional de Policía, en busca de mínimas. Un critérium de velocidad, saltos y vallas situado entre los mejores –fue considerado el cuarto mejor critérium de España– del calendario nacional pero que este año no se podrá celebrar.
«El Critérium, que es la prueba referencia de la pista, está suspendida. Todas las pruebas de julio están suspendidas en el calendario de la RFEAy Autonómico» apuntaba Josué Aldudo sobre una prueba que en el 2015 conseguía batir récords de participación superando los 400 atletas. Salvó la crisis económica –en 2017 estuvo por momentos suspendido por la falta de un presupuesto que acabaría llegando y lo haría posible– pero no ha conseguido salvar la crisis sanitaria derivada del COVID-19.
Un entorno seguro. Se une el Critérium de Verano al  listado de pruebas suspendidas en un deporte que en Castilla y León quiere dar pasos hacia adelante para empezar a preparar su regreso a la competición. En ello se encuentra la Federación de Castilla y León de Atletismo, que ha formado un grupo de trabajo para «la creación de estímulos e ideas para la vuelta a la competición, compuesto por quince miembros con el presidente de la Federación, Gerardo García, a la cabeza, y donde están representados todos los estamentos y todas las  provincias, y  que  cuenta entre  sus componentes con atletas olímpicos y  mundialistas, delegados provinciales, responsables regionales del  Comité  Técnico  y directores  de alguna  de  las escuelas de atletismo más representativas  de la Comunidad» explican desde la Federación de Castilla y León de Atletismo, desde donde sus actuaciones parten de una premisa, retomar las competiciones en un entorno seguro, «siempre respetando las normativas vigentes en su momento y con especial atención a las recomendaciones sanitarias».
Un regreso de las competiciones con ‘fecha’ de vuelta, «en cuanto Castilla y León entre en la nueva normalidad. Tal vez en la primera quincena de julio serían controles para los atletas que van a competir en los campeonatos de España que la RFEA espera aprobar en su Asamblea General del 14 de junio» explican desde FETACYL. Inclusive se apunta al Control Autonómico de Toro, en las pistas municipales Raquel Álvarez, donde podría celebrarse la primera cita oficial en pista en Castilla y León.
Un grupo de trabajo en el que se ha tomado como base las recomendaciones realizadas por la RFEApara el retorno a las competiciones, marcando un regreso progresivo de las mismas partiendo de lo local. Así, desde la Federación de Atletismo de Castilla y León señalan que «las categorías menores tendrán actividad en un proceso que comienza con actividades lúdicas, en calles y plazas, seguirán las fases locales y provinciales, para culminar en los Campeonatos Autonómicos, tanto de clubes como individuales, desde finales de septiembre a mediados de noviembre, para enlazar ya con el campo a través» explican en la hoja de ruta que se han marcado y en la que no olvidan la necesidad de prestar especial atención al «mundo popular y runner, ahora con pocas expectativas de regreso a las competiciones con las exigentes restricciones actuales, que deben ser adaptadas y revisadas. El atletismo siempre ha sido un deporte saludable y sencillo, y así debe ser el regreso a las competiciones, muy seguro, no en balde fue uno de los primeros deportes autorizados en la desescalada».