Nissan estudia recortar 20.000 empleos en todo el mundo

Europa Press
-

En España, la marca opera varias plantas de producción, entre ellas las de Barcelona, y la de Ávila, en plena reconversión

El fabricante japonés de automóviles Nissan estudia recortar más de 20.000 puestos empleos en todo el mundo, como una de las medidas recogidas en su plan de reestructuración, según informaron fuentes cercanas a la compañía.
Esta medida supondrá que la compañía nipona se desprenderá de cerca del 15 por ciento de su plantilla mundial, con el objetivo de reducir costes para luchar contra el impacto de la crisis del coronavirus y la caída de las ventas, según informa Kyodo.
La firma automovilística está analizando la posibilidad de reducir su fuerza laboral en Europa y en diferentes economías emergentes, al tiempo que está racionalizando sus operaciones industriales, afectadas por la situación actual del mercado. Después de la fuerte crisis corporativa vinculada con el caso de Carlos Ghosn, su anterior presidente, acusado en Japón de diferentes delitos fiscales, Nissan se enfrenta ahora a la crisis del coronavirus, que le ha obligado a suspender la producción en sus plantas en Japón y fuera del país.
La compañía automovilística anunció el pasado mes de julio su intención de reducir su capacidad de producción global en un 10% y que llevaría a cabo un recorte de plantilla de 12.500 personas para finales de 2022. En España, la marca asiática opera varias plantas de producción, entre ellas las de Barcelona, donde fabrica los modelos Navara, NV200, e-NV200 y Renault AlasKan, y en Ávila, donde está inmersa en plano proceso de reconversión con la Alianza. En total, emplea a unas 4.000 personas El  14 de mayo, el diario nipón ‘Nikkei’ publicó que Nissan tenía previsto cerrar su fábrica de Barcelona y trasladar la producción a diferentes fábricas de Renault, una decisión que afectaría a 3.000 trabajadores directos y a 20.000 empleos indirectos. Desde el 4 de mayo, los trabajadores de la compañía en Barcelona se encuentran en huelga indefinida hasta que la dirección de la compañía «clarifique» el futuro inmediato de las instalaciones.