Cuenta atrás para pisar de nuevo la calle

E.Carretero
-

Después de mes y medio sin salir de casa los más de 18.000 pequeños de hasta 14 años que residen en esta provincia podrán romper su estricto confinamiento acompañados de sus padres

Cuenta atrás para pisar de nuevo la calle - Foto: David Castro

Después de más de 40 días de confinamiento, viendo la calle únicamente a través de la ventana y sin contacto visual presencial con más personas que las que viven en su domicilio, los menores de edad podrán salir de casa acompañados por un adulto atendiendo a la nueva medida anunciada por el Gobierno y con polémica incluida al tener que rectificar el ministro de Sanidad e incluir la posibilidad de que los pequeños pudieran también dar cortos paseos junto a sus progenitores y no solo acompañar a sus padres en la realización de actividades permitidas en el decreto del estado de alarma, como al principio se apuntó por parte de otros miembros del Ejecutivo Central. De hecho, no se sabe aún si estos paseos autorizados podrán realizarse  a partir del domingo o del lunes, ya que hasta este sábado no se publicará la orden que regulará el desarrollo de estas salidas, lo que sí se sabe, o al menos eso se ha apuntado desde el Gobierno, es que la edad límite para esos paseos con los padres serán los 14 años. A partir de esa edad y hasta los 18  años el Gobierno entiende que los menores ya tienen autonomía suficiente para poder salir a la calle a realizar algunas de las pocas actividades que están permitidas durante el estado de alarma.
En el caso de esta provincia, y a la espera de que el sábado se publique la orden ministerial que regule las condiciones y pormenores de estas salidas, la medida permitirá que unos 18.000 menores abulenses, el 11,8 por ciento de la población de esta provincia, vuelvan a pisar la calle después de prácticamente un mes y medio sin hacerlo. Y aunque en un año la cifra lógicamente puede haber variado, según la última estadística de población del INE, con datos de 2019, la medida afectará en el conjunto de Ávila a  18.714 menores, que es la población de esta provincia con entre 0 y 14 años. Ellos son los que en los próximos días podrán salir de casa en las condiciones que establezca la orden ministerial, poniendo fin así a su estricto confinamiento.
De los pequeños a los que el Gobierno autorizará a realizar esos paseos acompañados, en Ávila el grupo más numeroso es el de los niños de entre 10 y 14 años, de los que según el Instituto Nacional de Estadística en esta provincia había 7.000 habitantes en 2019. Tras ellos, el siguiente grupo de menores con más población es el comprendido en el tramo de edad de entre 5 a 9 años, con 6.391 empadronados en esta provincia, mientras que pequeños de entre 0 y 4 años en Ávila viven, según los últimos datos del INE, 5.323 menores.
expectativas. Tras la perplejidad inicial de padres y pequeños, que no entendían que esas salidas se limitaran únicamente a que los menores acompañaran a los progenitores a actividades permitidas durante el estado de alarma, el anuncio del Gobierno ha sido recibido por grandes y pequeños con ilusión y cierta expectación entre otras cosas porque aún no se conocen los pormenores de estas salidas. De hecho, aunque algunos padres barajan la opción de que los niños sigan sin salir para evitar posibles contagios, la mayoría de las familias han activado ya la cuenta atrás para poder volver a pisar juntos la calle aunque sea por un breve espacio de tiempo y cumpliendo, lógicamente, con lo que el Gobierno establezca.  
Montar en bici, dar una vuelta por el barrio, acercarse a ver a los abuelos, acercarse al camino verde de Campo Azálvaro o a El Soto, dar un paseo por el Grande, volver a ver la Muralla, jugar al balón, ver a otras personas aunque sea de lejos, correr o simplemente disfrutar del aire en la cara o incluso de la lluvia que moja... Es tiempo de imaginar cómo volverá a ser esa vuelta a la calle que supondrá el fin del encierro para los más pequeños.



Las más vistas

Sociedad

Premio a la honradez

La Policía Local entrega 1.700 euros a un ciudadano que los encontró hace dos años y los entregó en la jefatura. Ahora, la ley dice que al no haberlos reclamado nadie son suyos. Les contamos la historia