El reto de la mascarilla en El Hoyo de Pinares

B.M
-

La localidad aborda la confección de este material de protección para niños y adultos con una propuesta a la que se han unido 60 costureras de el municipio

El reto de la mascarilla en El Hoyo de Pinares

El Hoyo de Pinares se enfrenta a un nuevo reto, en esta ocasión el de la confección de mascarillas, que en este municipio tiene la peculiaridad de que se hace para niños y mayores.
Se trata ya del séptimo reto que se lanza desde el Ayuntamiento hoyanco teniendo en cuenta la actual situación de crisis sanitaria y el confinamiento en que ha derivado. Por ello, en esta ocasión lo que se buscaban eran voluntarios para la confección de mascarillas bajo el lema ‘La solidaridad es la ternura de los pueblos’, según se señaló a través de las redes sociales.
Para su puesta en marcha se han tenido que realizar diferentes preparativos, también teniendo en cuenta la dificultad de abastecimiento de materiales como consecuencia del estado de alarma. Pero también es cierto que se ha contado con el esfuerzo y solidaridad de distribuidores y voluntarios. Aquí se incluye la donación de material, distribuidores locales y comarcales que ayudaron a conseguirlo y facilitar la entrega, bonificaciones para la causa e incluso transportistas voluntarios que ayudaron a evitar desplazamientos. Y, cómo no, también está el papel de Protección Civil a la hora del reparto y recogida del material a domicilio para las casi 60 costureras que se apuntaron al reto. Son de diferentes generaciones pero bajo la dirección de la profesora de  corte y confección Yolanda Macías Barbero en tan solo unos días lograron confeccionar casi 3.000 mascarillas de adulto e infantil que están siendo desinfectadas gracias al apoyo de una clínica dental. Así se da un paso definitivo para la distribución de estas mascarillas entre los vecinos de El Hoyo de Pinares.
De esta manera se ha organizado este séptimo reto que viene a completar los que ya se habían puesto con anterioridad, comenzando con uno de los más importantes: no salir de casa. Después se pidió una llamada al día para dibujar una sonrisa en los mayores, poner una rama en el balcón o ventana en el Domingo de ramos como un «símbolo de protección», elaboración de torrijas y huevo de pascua por los niños, cantar ‘Estaba al pie de a Cruz’ en el Viernes Santo y aplaudir por resurgir en el Domingo de Resurrección.
Y además llega ahora un nuevo reto aprovechando el Día de Castilla y León Día del Libro en el que se pide subir una foto de un lugar mágico de Castilla y León o del libro favorito.