Un inicio de las fiestas con espíritu deportivo

M. Lumbreras
-

Con el pregón a cargo de la atleta Andrea Jiménez y el posterior chupinazo comenzaron este viernes las Fiestas de Santa Teresa de 2019, cuyo primer acto fue el concierto de Nacha Pop

Un inicio de las fiestas con espíritu deportivo - Foto: David Castro

Es curioso asomarse al balcón del Ayuntamiento y observar la plaza del Mercado Chico. Desde allí, se domina todo el recinto y se puede comprobar con bastante precisión el ambiente de la plaza. En esta ocasión, fue más curioso aún, ya que, con motivo de las fiestas de Santa Teresa, un enorme escenario dominaba el lado contrario del foro. Asimismo, desde el balcón se pudo ver a la perfección cómo, en apenas 5 minutos, la plaza pasó de estar como cualquier otro viernes –gente tomando cañas, pero sin pasarnos– a estar inundada por la marabunta de las peñas que irrumpió en la plaza poco antes de las 21,00 horas.  
Las fiestas de Santa Teresa comenzaron este viernes oficialmente con el pregón –recuperado por el alcalde, Jesús Manuel Sánchez Cabrera, tras siete años sin el mismo por decisión de la corporación popular del momento– y el chupinazo que sirven de inicio a toda fiesta patronal que se precie.
Por el balcón del Ayuntamiento podía verse a diversas personalidades de la corporación preparándose para el inicio, mientras abajo las peñas bailaban éxitos de discoteca –«Tú no lo sabes, tú no lo sabes»– y no tan de discoteca –«al partir un beso y una flor»– y bañaban la plaza de un ambiente distendido en el que la juerga dominaba.
Un inicio de las fiestas con espíritu deportivoUn inicio de las fiestas con espíritu deportivo - Foto: David CastroPrácticamente a las 21,00 horas cogía Sánchez Cabrera el micrófono para comenzar su escueto discurso. Primeramente, aludió al «honor» de ser el alcalde que recupera el pregón para las fiestas abulenses y animó a los ciudadanos a «disfrutar de los actos» y del deporte que han sido programados para estas festividades. No era la del deporte una alusión al azar, pues acto seguido, Sánchez Cabrera presentó a la que sería la encargada de ofrecer el primer pregón de fiestas en Ávila desde el año 2012, Andrea Jiménez. De ella destacó sus éxitos deportivos y que «está llevando lejos el nombre de Ávila ».
Tras esta breve introducción, dio paso a la protagonista del pregón. Andrea Jiménez es recordwoman de España Sub-20 de los 400 metros lisos y de 4x400 mixtos con la selección española absoluta en el Campeonato Europeo por selecciones, así como medalla de oro en los 4x400 metros lisos y de plata en los 400 metros lisos en el Campeonato de España Absoluto al aire libre. Jiménez, de 17 años, agradeció el ofrecimiento al Ayuntamiento, desvelando que fue el propio Sánchez Cabrera quien le ofreció dar el pregón, lo cual se tomó, primeramente, con «susto y sorpresa» que fueron sucedidos por el «honor» y el «orgullo».
Jiménez destacó que Ávila «la vio crecer» y que fue aquí donde dio sus primeras carreras, ya fuera «de niña en el parque» o en el Club Puente Romanillos a los que hizo mención. Asimismo, destacó el orgullo que le produce ser llamada en los campeonatos «la abulense» y la valía de la juventud de la ciudad.En este sentido, pidió a las instituciones «mirar por el deporte en la ciudad» e «invertir en instalaciones».
Tras el fin del pregón –y los correspondientes y coreados «vivas» a la Santa– Sánchez Cabrera sacó el mechero y llevó a cabo el chupinazo. Casi al instante, los primeros acordes del concierto de Nacha Pop recorrieron la plaza, haciendo vibrar y botar a los asistentes. 
El grupo, surgido en los años de la Movida, pretendió hacer una mezcla entre sus clásicos más recordados –La chica de ayer– y sus nuevas canciones –actualmente, Nacha Pop se encuentra presentando su último álbum, Efecto Inmediato– que, sin duda, supuso un gran inicio para estas fiestas.