Ávila se vuelca con el dolor de la Madre

E.Carretero
-
Ávila se vuelca con el dolor de la Madre - Foto: Belén González

Vestidas de riguroso negro, las Damas de la Soledad protagonizaron la procesión del Sábado Santo en la que procesionan la Santa Cruz y Nuestra Señora de la Soledad y que este año se adentró intramuros y fue seguida por numeroso público

Tras varias jornadas en las que las distintas cofradias y hermandades de la ciudad no han dejado de mirar al cielo cruzando los dedos para que la lluvia no impidiera salir por fin este sábado el tiempo dio un respiro a la Semana Santa de Ávila, no solo por la ausencia de precipitaciones sino gracias también a temperaturas en aumento y muy agradables lo que hizo que la Procesión  de la Soledad se desarrollara con una normalidad de la que sin embargo no han podido disfrutar estos días otras estaciones peninteciales que o bien se han suspendido o tuvieron que modificar su recorrido a consecuencia del agua.  
Vestidas de riguroso luto, tocadas con mantilla y portando una sencilla cruz de madera al cuello y rosarios en sus manos salían poco después de las 19,30 horas de la iglesia de San Pedro las Damas de la Soledad. Lo hicieron un poco antes que otros años y acompañadas por hermanos de otras cofradías, entre ellos los de la Hermandad Universitaria del Santísimo Cristo de los Estudiantes y María Santísima Sede de la Sabiduría, que un año más precedieron a los representantes del resto de cofradías y a las Damas más jóvenes, que portaban con ilusión los atributos de Cristo.
Como es habitual en esta procesión que organiza la Cofradía de la Soledad, que recientemente ha cambiado sus estatutos para convertirse en una cofradía mixta, si bien este año aún no ha contado con presencia de varones en esta procesión, las Damas de la Soledad procesionaron por las calles de Ávila acompañando a la Santa Cruz, tras la cual se incorporaba la Banda Oración del Huerto de la vallisoletana Medina del Campo, y a la imagen de Nuestra Señora de la Soledad, que reflejaba el dolor de la madre por la pérdida del hijo y que estaba precedida por los estandartes de los Siete Dolores que la Cofradía de la Soledad estrenó el pasado año con motivo del 60 aniversario de la bendición de Nuestra Señora de la Soledad por parte del entonces obispo de Ávila, Santos Moro Briz.  Y tras ella, con su música, y entonando el Himno de España en la salida, la Banda de Nuestro Padre Jesús Atado a la Columna, también de Medina del Campo, y las autoridades.
Este año la novedad en esta procesión llegaba en el recorrido que por primera vez discurría en parte intramuros tras adentrarse por la Puerta de los Leales y después de la oración en la ermita del Humilladero, donde tradicionalmente tiene lugar uno de los  actos más destacados del recorrido procesional: la recepción a la imagen de La Soledad por representantes del Ilustre Patronato de la Vera Cruz,para orar ante la imagen del Cristo de los Ajusticiados.