Legado de un pionero de la arqueología

D.C
-

Una exposición reivindica en el Torreón de los Guzmanes la figura y la obra del investigador abulense Antonio Molinero

Legado de un pionero de la arqueología

La enorme deuda que esta provincia tiene con Antonio Molinero Pérez, arqueólogo abulense cuyo trabajo desde la teoría y también desde la práctica fue fundamental a mediados del pasado siglo para que la riqueza arqueológica que atesora nuestro suelo fuese conocida, protegida y reivindicada, y por tanto haya llegado hasta nosotros para su disfrute en todos los sentidos, ha quedado un poco saldada con la inauguración ayer de una exposición que reivindica al mismo tiempo que celebra ese gran papel de protector y divulgador de un patrimonio singular y envidiable.
La muestra, organizada por la asociación Terra Levis y la Diputación Provincial de Ávila con la colaboración del Instituto de Ciencias del Patrimonio del CSIC, despliega su atractivo contenido entre la sala porticada y la sala subterránea del Torreón de los Guzmanes. 
En el claustro del Torreón se muestran al visitante algunos de los documentos que generó Molinero fruto de su labor investigadora, entre ellos muchos dibujos de exquisita factura, además de fotografías en las que se le puede ver en diferentes yacimientos arqueológicos.
En la sala subterránea pueden verse diferentes objetos hallados por el arqueólogo abulense en las excavaciones que realizó, además de documentos, lugares de archivo y utensilios que utilizaba en su trabajo, repartido todo ello en cuatro capítulos temáticos.
Alejandra Sánchez Polo, comisaria de la exposición, explicó que el objetivo de esta muestra es, fundamentalmente, «que la gente entienda que en la arqueología hay mucho más allá que lo que es la mera excavación, mucho trabajo de documentación, archivo, dibujo...», todo lo cual ha querido plasmarse en esos cuatro ejes temáticos. El primero, apuntó, resalta que «a pesar de ser veterinario de profesión tenía una pasión muy fuerte por la arqueología, tanto que consiguió una profesionalización que se torna en contactos incluso internacionales con arqueólogos de otros países» y le dio el cargo de «comisario de excavaciones»; en el segundo se habla de sus hallazgos, por ejemplo que «yendo al castro de la Mesa de Miranda tuvo contacto con alguien que le enseñó útiles paleolíticos de hace 400.000 años, la primera información en el interior peninsular de restos de esa época»; el tercer eje hace mención en sus relevantes descubrimientos sobre la época visigótica en la península, con trascendencia fuera de España; el cuarto y último, «quizás el más importante, habla de su contacto con las personas y su forma de registrar todo lo que le dan y lo que descubre».
Juan Pablo López, responsable de Terra Levis, explicó que «Molinero es una de las figuras arqueológicas más relevantes que ha tenido la provincia de Ávila, un trabajador incansable que dedicó toda su vida a su pasión: la arqueología» y al que «debemos el descubrimiento de la Mesa de Miranda, entre otros muchos sitios arqueológicos». La exposición que ayer se abría, comentó, cuenta con «piezas originales de distintos yacimientos de la provincia de Ávila, de Madrid y de orígenes más exóticos».