Los grupos de montaña realizaron 60 rescates en 2019

Mayte Rodríguez
-

En el balance anual de intervenciones del GREIM con sede en El Barco de Ávila y del EREM localizado en Arenas de San Pedro figuran 58 ilesos, 47 heridos y cinco personas fallecidas

Los grupos de montaña realizaron 60 rescates en 2019


Los dos grupos de rescate e intervención en montaña de la Guardia Civil que tienen su base en la provincia de Ávila (GREIM, con sede en El Barco de Ávila, y EREIM, localizado en Arenas de San Pedro) siguen trabajando durante el estado de alarma. El obligado confinamiento al que está sometida la población desde hace casi dos meses impide que montañeros, senderistas y escaladores campen a sus anchas por la sierra y, por tanto, a raíz del estado de alarma se han reducido sensiblemente ese tipo de rescates, pero tampoco han faltado intervenciones por parte de los agentes especialistas en montaña . Prueba de ello fue el reciente rescate de una familia que quedó atrapada en el río tras una imprevista crecida del  Tormes en El Barco de Ávila o la búsqueda y posterior localización del cadáver de un hombre que había desaparecido en Navalonguilla, ambos realizados por los guardia civiles especialistas en montaña del GREIM y que han tenido repercusión pública, aunque estos grupos llevan a cabo otras muchas tareas que pasan desapercibidas a la opinión pública pero igualmente importantes. Entre ellas, la protección de los espacios naturales de alta montaña, pero también el apoyo que sus agentes están realizando a las unidades de seguridad ciudadana de la Guardia Civil para asegurar el cumplimiento de la normativa del estado de alarma, indican desde el Instituto Armado.
No obstante, la especialidad de los grupos de intervención en montaña de la Guardia Civil son los rescates, de ahí el conocimiento del medio, la forma física y la preparación técnica de sus profesionales. Solo durante el pasado año, los dos grupos de intervención en montaña con sede en la provincia de Ávila llevaron a cabo un total de 60 rescates, de los que casi el 69% fueron realizados por el GREIM con sede en El Barco de Ávila, tal como reflejan las estadísticas facilitadas a esta Redacción por la Dirección General de la Guardia Civil.
En esos 60 rescates llevados a cabo a lo largo de 2019, 58 personas resultaron ilesas, 47 heridas y también hubo cinco fallecidos. 
Lo más habitual es que, cuando se pide auxilio estando en montaña, sea porque una o varias de las personas que están en la sierra practicando senderismo, escalada o montañismo han sufrido una caída o un accidente que les impide regresar por su propio pie. También se dan vahídos, deshidrataciones o desmayos que imposibilitan el regreso sin ayuda. 
Las  dificultades orográficas de la Sierra de Gredos, sumadas en muchas ocasiones a la elevada altitud a la que se encuentran las personas que necesitan ser auxiliadas y a condiciones climáticas adversas, suelen ser las principales causas por las que se complican los rescates, algunos incluso obligan a los especialistas en montaña de la Guardia Civil a caminar durante horas sorteando los cortados de Gredos y soportando, además, el peso del herido, al que portan en camilla. Y es que aunque el helicóptero es una herramienta esencial a la hora de rescatar y trasladar a los heridos, las condiciones del rescate no siempre permiten hacer uso de  aeronaves. Así ocurrió, por ejemplo, el pasado otoño, cuando los especialistas en montaña de la Guardia Civil localizaron el cadáver de un montañero de 33 años natural de Valladolid en la cara norte del Pico Almanzor, pero no pudieron rescatarlo hasta el día siguiente debido  a las adversas condiciones climáticas que reinaban en el macizo de Gredos, donde no solo había nieve, sino también viento y niebla. Dar con el cuerpo fue ya de por sí complicado y obligó a movilizar a agentes de los dos grupos, tanto del Grupo de Rescate Especial de Intervención en Montaña (GREIM) de El Barco de Ávila, en la cara norte de Gredos, como al el Equipo de Rescate e Intervención de Montaña (EREIM) de Arenas de San Pedro, en la vertiente sur del macizo. Doce horas emplearon en localizar al montañero y otras ocho en trasladar su cuerpo a pie desde el lugar en el que fue hallado hasta la Plataforma de Gredos, en medio de unas condiciones meteorológicas muy adversas que impidieron el vuelo del helicóptero y obligaron a hacer todo el rescate a pie. 
Éste fue, de hecho, uno de los rescates más complicados de los 60 realizados por los grupos de intervención en montaña de la Guardia Civil en la provincia de Ávila el pasado año, en el que hubo se produjeron rescates más que el anterior, aunque la cifra de personas rescatadas fallecidas fue similar: cuatro en 2018 y cinco en 2019.  La principal variación entre un año y otro se aprecia en las personas que resultaron ilesas: 58 en 2019 y 18 en 2018, mientras que la cifra de heridos es similar (47 y 40, respectivamente).