Debacle de la Cebrereña

Área 11
-
Debacle de la Cebrereña

Sale fuertemente goleado del campo de la Arandina, que no tuvo piedad con los verdiblancos

No hubo ni amago de sopresa y al final la Cultural Deportiva Cebrereña no sólo no sumó nada positivo en El Montecillo, además se llevó un severo correctivo ante una intratable Arandina CF. Los burgaleses pelean por el liderato de la clasificatoria y no tuvieron piedad del farolillo rojo del grupo, que cumplida la novena jornada de Liga todavía no conoce el sabor del triunfo. El choque no tuvo historia pues la Arandina marcó el primero en el minuto seis y sentenció el resultado antes de la media hora. En la segunda la Cebrerena no supo cerrar las heridas y acabaría desangrado encajando un contundente 7-0 que lo resume todo. 
Ya la salida al terreno de juego de la Cebrereña en El Montecillo hizo augurar pocas esperanzas a la expedición abulense de llegar a sumar algo positivo ante tan potente rival, y es que la Arandina entró en el inicio empujando muy fuerte con una presión alta sobre la salida de pelota visitante que en segundos provocó no pocos nervios e indecisiones en el once de Pepe García, obligado a recurrir al balón en largo muy rápido y acto seguido a correr detrás del adversario para tratar de recuperar lo perdido. 
El dibujo táctico, como era lógico, de claro carácter defensivo apenas aguantó cinco minutos porque en el seis saltaba por los aires con el primer tanto de los burgaleses. Un gol tempranero a cargo de Adeva que encarrilaba el resultado y las esperanzas locales por empezar la semana en el liderato de la clasificatoria.
El gol encajado no hizo sino aumentar las dudas de una Cebrereña a la que le duraba muy poco la pelota, y por contra dio mayor ánimo a los de Javier Álvarez de los Mozos, el entrenador de la Arandina, que a partir de entonces encerraron al rival en su parcela del campo dominando por completo la posesión de la pelota y manejando el ritmo y la circulación a su antojo. La Cebrereña sufrió lo indecible en ese tramo y aunque se desgastó en lo físico corriendo muchos más kilómetros que los arandinos le costó lo suyo, también no sin algo de fortuna, no encajar el segundo en alguna de las numerosas aproximaciones locales o en jugadas a pelota de todo tipo.
Pero las llegadas de los de Aranda de Duero eran constantes y en el ecuador del primer tiempo el lateral Barbero incorporado al ataque no fallaba y batía por segunda vez a un atareado guardameta. La Cebrereña recibía el segundo y la tarde se ensombrecía por momentos.
No pasó ni un minuto cuando la oscuridad cayó a plomo sobre las cabezas de los visitantes, que sin tiempo para digerir el segundo mazazo les golpeaba un tercero a cargo de un Rubiato que no perdonaba su inconsistencia. La Arandina colocaba el 3-0 en el marcador antes de cumplirse la media hora de partido y prácticamente sentenciaba el resultado del enfrentamiento.
De ahí a la llegada del tiempo de descanso los locales continuaron dominando con puño de hierro e incluso generaron alguna más para hacer el cuarto, pero en líneas generales cabe decir que no apretaron tanto y con ello dieron un respiro a una Cebrereña completamente abrumada. Destacar que también la Cebrereña tuvo que hacer un cambio obligado por lesión de Pablo de Juan. 
Pero el descanso pareció dar otro empuje a un conjunto local que en la segunda salió a gustarse y a agradar a su parroquia. Así, al poco del reinicio la Arandina sumaba su cuarto tanto, un golazo de un Adeva que se apuntó el segundo en su cuenta anotadora y al que todavía le quedaba por añadir uno más.
El entrenador visitante Pepe García se las veía venir y optó por proteger a su equipo moviendo el banquillo, pero de nada serviría porque los locales no bajaron mucho el ritmo, la Cebrereña sí, y superada la hora de juego y en apenas dos minutos conseguían dos goles más que situaban un marcador ya sonrrojante.
La guinda al pastel local la puso Adeva a cuarto de hora para la conclusión al marcar el tercero y conseguir un hat trick. La parte final del encuentro sobró por completo.