La Junta cierra todos los centros educativos y universidades

SPC
-

La Consejería facilitará a la comunidad educativa las herramientas «necesarias» para continuar con la actividad docente a distancia hasta el 26 de marzo

El presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, junto al vicepresidente Francisco Igea y la consejera de Sanidad, Verónica Casado, informan de forma telemática de las medidas de la crisis del coronavirus. - Foto: JCYL

El cierre de todos los centros educativos y universidades de Castilla y León fue ratificado ayer por la Junta. La medida estará en vigor desde el próximo lunes y hasta el 26 de marzo, aunque el tiempo se podrá prorrogar «en función de las circunstancias».
El vicepresidente y portavoz de la Junta, Francisco Igea, ratificó ayer la suspensión de la actividad docente presencial, así como las actividades extraescolares en todos los niveles educativos, por lo que la actividad docente quedará interrumpida desde el próximo lunes. Así lo hizo oficial tras la reunión del Consejo de Gobierno Extraordinario celebrado en Valladolid, en el que se determinó que durante el periodo de suspensión se habilitarán las medidas necesarias para continuar con las actividades tanto a distancia como online.
Con esta decisión, el Ejecutivo autonómico se suma así a otras comunidades que ya han tomado esta medida siguiendo las indicaciones que hizo el Gobierno de España, que recomendó la suspensión de las clases en los centros escolares de toda España y continuar con la formación de manera ‘online’, además de que recomendó suspender las actividades complementarias, la cancelación de eventos a puerta cerrada con más de un millar de asistentes o el fomento del teletrabajo y las reuniones no presenciales.
Esta medida afectará a casi medio millón de estudiantes de las diferentes etapas educativas y se adoptó después de que así lo recomendara Sanidad y lo ratificara el Consejo Interterritorial, según confirmó la consejera Casado. El propio presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, incidió en que lo que se ha suspendido es la actividad docente, aunque puntualizó que los profesores «de momento» tienen que acudir a los centros.
Ahora será la Consejería de Educación la que remitirá una orden a los centros para que cada equipo directivo organice a los docentes y al personal administrativo para evitar situaciones de riesgo, pero sin dejar de lado la garantía al derecho a la educación y la continuidad de la actividad docente, como informa Ical. En relación a los profesores itinerantes, Fernández Mañueco aclaró que recibirán las instrucciones pertinentes sobre los centros a los que tienen que acudir para dar cumplimiento a la actividad vía online.
En materia educativa hay también preocupación por el futuro de las oposiciones previstas el próximo mes de junio, o con las pruebas de acceso a la Universidad, que desde la Junta se insistió en que «corresponde al Gobierno central». En cuanto al proceso de oposiciones, desde la Junta se confió en que para esas fechas se haya superado esta situación, aunque se aseveró que «si fuera preciso» se procedería a «su traslado».
Manual de ayuda.

Tras conocerse el cierre de los centros, la Consejería de Educación anunció que facilitará a la comunidad educativa las herramientas «necesarias» para continuar con la actividad docente a distancia a través del Portal de Educación y las páginas web de los centros, mientras dure el cierre de los colegios e institutos por el coronavirus.
En este sentido, Educación mostró una circular en su perfil de Twitter que publicará un manual para ayudar a los centros con la educación telemática y colgará toda la información necesaria en el portal de Educación.
Además, Educación enviará una orden a los centros para que cada equipo directivo organice los docentes y personal administrativo para evitar situaciones de riesgo -facilitando teletrabajo, organizando turnos y usando la videoconferencia para reuniones- a la vez que garantiza el derecho a la educación y la continuidad de la actividad docente.
El presidente de la Junta reconoció que estas medidas son «complejas y difíciles» además de que ocasionan «molestias y dificultades» a la vida diaria y cotidiana de las personas, aunque puntualizó que se adoptan «en el ejercicio de nuestras responsabilidades».