scorecardresearch

Los cuatro imputados en la causa sobre abusos niegan los hechos

Ana Agustín
-

Uno de los abogados que defienden a los funcionarios de prisiones ha afirmado que «si la jueza no lo hace de oficio, pediré el sobreseimiento del caso», ante la «debilidad» de las acusaciones

Toma de declaraciones de los imputados en el caso de los abusos sexuales en Brieva. - Foto: Antonio Bartolomé

Muy tensa fue la jornada de este jueves en las puertas de los Juzgados de Ávila. Y es que, a las 11 horas estaban llamados a declarar los cuatro funcionarios de la prisión de Brieva imputados en la causa abierta por un presunto delito de abusos sexuales a presas de este centro penitenciario.

Esta causa, que se encuentra en fase de instrucción, es decir, de investigación, tenía en la jornada de este jueves una fecha señalada e importante. No en vano los cuatro imputados debían prestar declaración ante la jueza de Instrucción, en presencia de los abogados defensores, la letrada de dos de las presas denunciantes y de la acción popular y la Fiscalía, eso sí, a puerta cerrada y bajo un secreto de sumario que pesa sobre la causa en estos momentos. Así lo hicieron hasta casi las 14 horas, declarando de manera individual por espacio de media hora cada uno, aproximadamente. Todos ellos negaron los hechos tal y como relataba a este periódico uno de los abogados defensores, un letrado abulense, que aceptó hablar con la prensa  una vez finalizada esta sesión de declaraciones. Este abogado, Miguel de los Santos, que no quiso identificar al funcionario de prisiones al que representaba, afirmó que «las declaraciones han ido muy bien». Se refería a que, con respecto al que él representaba, «creo que no hay nada y pediré el sobreseimiento». Con respecto al resto de los imputados, no quiso manifestarse pero  expresó que «yo creo que tampoco es fuerte», refiriéndose a las acusaciones. Otros abogados no quisieron pronunciarse ni a la entrada ni a la salida de los Juzgados, si bien, el letrado  De los Santos, que atendió durante unos minutos a los medios de comunicación nacionales, regionales y provinciales allí presentes afirmó que «no hay una base para la acusación» de su cliente y «sobre él no hay nada», por lo que reconoció que el funcionario denunciado al que representa «está tranquilo». El letrado relató que hay varias opiniones con respecto a las denuncias que pesan sobre los acusados de abusos sexuales por parte de las presas y que la más generalizada tiene que ver con que «las reclusas tienen la sensación de que a una le han dado el tercer grado porque había hecho una denuncia contra un funcionario días antes». Así, incidió en que si la jueza de Instrucción «no lo decreta de oficio, pediré el sobreseimiento». Subrayó este letrado que «se ha hecho un daño personal y familiar a los funcionarios y, en concreto, al mío, irreversible», y añadió que a su defendido se le acusa de mantener relaciones sexuales con alguna interna en «días concretos en los que ni siquiera estaba de servicio». También alegó que en las denuncias formuladas por las internas existen «contradicciones infinitas».  

Sin embargo, la jornada no transcurrió con serenidad, ni mucho menos, puesto que algunos de los imputados se mostraron violentos de palabra y de hechos a la salida de los Juzgados con los medios de comunicación allí presentes.

Por su parte, la abogada que ejerce de acción popular por la asociación Clara Campoamor y también particular de dos de las reclusas denunciantes, María de los Ángeles López, reconoció que «lógicamente, los declarantes han negado las imputaciones, argumentando ellos que las internas denuncian en falso para obtener ventajas penitenciarias como mejor trato y blindarse frente a los partes o traslados». Ahora habrá que «pedir pruebas porque unas denuncian y otros niegan y, a fin de cuentas, todos los ciudadanos tienen presunción de inocencia». A este respecto se seguirán haciendo diligencias de pruebas, tal y como afirmó la letrada de la acusación, quien también reconoció a la salida de los Juzgados que «no todos los imputados tienen la misma acusación». Sobre alguno de ellos pesa una acusación de acoso, pero en otros casos, se habla de agresión sexual. Tras la jornada de este jueves, en la que el fiscal de la causa, Raúl Barroso, no accedió a hacer declaraciones, los cuatro imputados continúan siéndolo por el momento, ya que la jueza «no ha tomado ninguna otra decisión», afirmó la letrada de las presas.