Iván Vila se suma a la 'lista negra' de los penaltis

A.S.G.
-

Cuarto penalti que falla el equipo encarnado este curso. El vasco se une a Sergio Ramos y Rubén Ramiro

Era el mes de septiembre de 2017. Era el minuto 60 cuando Marcos derribaba a De Mesa. Penalti claro. Como clara fue la parada. El portero culturalista adivinó la trayectoria y detenía el disparo a Domenech. Poco después –66’– una mano de Súper suponía un segundo penalti. Esta vez la responsabilidad la tomó RubénRamiro. A las nubes.Comenzaba entonces la maldición delReal Ávila desde el punto de penalti.Media docena fallaría el pasado curso.Un año después, y con apenas 12 jornadas disputadas del nuevo curso, el Real Ávila ya suma cuatro penaltis fallados. El último, de nuevo en un derbi, en este caso enElMancho ÁngelSastre.Esta vez con JaviGordo bajo palos e IvánVila en los once metros. Con 2-1 en el marcador, el portero adivinaba la trayectoria.      
Sigue la maldición de los encarnados desde los once metros. «No nos obsesiona»dijo Jonathan Prado cuando  acabó el partido ante La Bañeza. Entonces fue el larguero el que impedía el gol de Sergio Ramos desde los once metros. Este domingo, en El Mancho Ángel Sastre, y con los tiradores en el banquillo –SergioRamos y Rubén Ramiro– fue el de Eibar el que asumió la responsabilidad. Ni el cambio de lanzador hizo cambiar la suerte de un equipo que empieza a ver como los once metros son una condena más que una oportunidad.
Ante La Bañeza fueron dos puntos perdidos. Ante la Cebrereña quién sabe lo que podía haber supuesto.Era la media hora de juego y un empate podía haber cambiado el curso del partido.Nadie lo sabrá ya.
Lo que es cierto es que si Taliby (Numancia B) se lo detuvo a Sergio Ramos y Adri (Cristo Atlético) le adivinó la trayectoria a Rubén Ramiro, esta vez era JaviGordo el que supo adivinar los planes de Iván Vila. Tres lanzadores, cuatro errores y un acierto –Sergio Ramos ante el Burgos Promesas (1-0)–.Mal porcentaje para un equipo que busca estar en la zona de playoff a final de curso.