Día de fiesta y de unir dos familias

B.M
-
Día de fiesta y de unir dos familias - Foto: Isabel GarcÁ­a

La Casa Grande de Martiherrero tuvo su jornada institucional, la primera con José María Gil Tamayo como obispo de Ávila. Se celebró una eucarística y hubo actuación del coro y teatro

Era un día de fiesta, el momento de la jornada institucional, pero también era el momento, como explicaba su directora general, Pura Alarcón, de unir a dos familias. La familia profesional de La Casa Grande y la propia de los chicos.

La institución celebró en la jornada una eucaristía, la primera presidida por José María Gil Tamayo como obispo de Ávila, y donde se contó con una importante representación política e institucional. Por ello, Pura Alarcón no dudó en señalar, a preguntas de los periodistas, que ha sido "un año muy complicado a nivel económico" y recordó la labor social que se realiza. Una labor que pasa por atender a 130 chicos, con un centenar de trabajadores, y no solo a través del Centro Especial de Empleo sino también en el apartado de ocio. Así se pudo ver durante la jornada en diferentes actividades como la actuación del coro, que tuvo su parte emotiva, y la obra de teatro que debía dar paso a la comida.

Como representantes de los embajadores de La Casa Grande, Gonzalo González de Vega, también reivindicó la ayuda de las administraciones por la labor tan importante que se realiza y que él está orgulloso de abanderar.