El Partido Popular confía en mantener la Diputación

A.S.G.
-
El Partido Popular confía en mantener la Diputación - Foto: David Castro

Carlos García, presidente provincial del PP, optimista. «Si todo va como debería ir estará gobernada por el Partido Popular». Ante el posible acuerdo entre PSOE y Arévalo Decide recuerda que «no todo vale» y apela al valor del PP como lista más vota

La Diputación Provincial de Ávila, «si todo va como debería de ir, estará gobernada por el Partido Popular». Se muestra optimista el presidente provincial del Partido Popular de Ávila, Carlos García, que recuerda la «mayoría relativa» con la que cuenta su formación –12 PP, 8 PSOE, 4 Por Ávila y 1 Ciudadanos– en la institución y que parece aclarar la investidura. Sin embargo Carlos García va más allá y mira a la gobernabilidad en la institución durante los próximos cuatro años. Por ello no descarta pactos y acuerdos con otras formaciones. «Estamos ultimando todo» apunta ante las reuniones que se están manteniendo y en la «búsqueda de apoyos no solamente para la investidura sino para garantizar la gobernabilidad» porque «la Diputación Provincial debe ser un foro de debate productivo en el que todos los partidos, los cuatro que vamos a estar, la podamos utilizar para proponer proyectos, que es el cometido de la Diputación Provincial».
Reconoce Carlos García «buena disposición por parte de todos los grupos políticos» que está encontrando en los encuentros mantenidos. «Al final todos debemos ser conscientes del objetivo común, que es la provincia de Ávila, sus abulenses». Conversaciones de las que destaca la «predisposición» inicial «de todos, otra cosa es cómo se materialicen luego los acuerdos dentro de un par de semanas».Conversaciones que por otro lado quiso normalizar.  «Siempre las hemos tenido» señaló, y aunque quitándoles carácter extraordinario, reconoce que se intensificarán en los próximos días, «porque la importancia era primero la constitución de los ayuntamientos. A partir de ahí tendremos margen para negociar la Diputación provincial».
Un escenario de conversaciones y acuerdos locales que considera no deberá verse afectado por las decisiones a nivel regional entre Ciudadanos y Partido Popular –en las que se pusieron sobre la mesa el reparto de gobierno de diferentes ayuntamientos y diputaciones– y que calificó en líneas generales de «positivo» dado que los acuerdos regionales «garantizan no solamente la investidura sino la gobernabilidad durante cuatro años de una administración –Junta de Castilla y León– que afecta directamente a la forma de vida de los abulenses con un gobierno de centro derecha». Un acuerdo ante el que Carlos García quiso poner encima de la mesa que «no hemos sacado un buen resultado en las elecciones. Si el mandato de la ciudadanía es que haya pactos, debemos trabajar con otras formaciones políticas. Ese pacto regional mantiene los principios y valores de las políticas de centro derecha a nivel regional. Podremos aportar mucho más trabajando desde dentro, aún sin tener la presidencia, que estando en la oposición. El Partido Popular seguirá estando presente en la toma de decisiones».
Confía en mantener el Partido Popular la Diputación Provincial y alberga Carlos García la «confianza» en seguir gobernando en Arévalo, donde se apunta a un posible acuerdo entre Arévalo Decide y PSOE para alcanzar el gobierno municipal. Y para ello apela a la «responsabilidad» de la Asamblea Local del PSOE de Arévalo. «No todo vale” quiso advertir Carlos García, que quiso poner en valor la condición del PP como lista más votada. «El pueblo de Arévalo, a través de los votos y el mandato de los ciudadanos, han decidido que sea el PP la lista más votada, no lo que quieran otras listas políticas». Por ello llamó a la «coherencia y el sentido común» de otros partidos políticos, y en especial del PSOE, para «buscar lo mejor para la segunda población más importante de la provincia».
Ante el caso de Las Navas del Marqués, donde Javier Sastre, de Ciudadanos, se perfila como candidato a alcalde con el apoyo del PSOE, Carlos García no quiso darlo por perdida pero reconoció que «está bastante complicado». Quiso en este sentido dejar claro que «en el momento que no eres la lista más votada tienes más problemas. A la hora de pactar está más complicado».