Generación Covid

SPC
-

El pasado mes de marzo nacieron en los hospitales de la Comunidad 1.999 bebés, junto a los centenares de pacientes que luchan por sobrevivir al coronavirus

Isabel y Pepe posan junto a Sergio, su primer hijo. - Foto: Ical

Mientras miles de enfermos luchan estos días en unos saturados hospitales por sobrevivir, a su lado se abren paso nuevas vidas. El miedo somete a la sociedad, pero los llantos, las lágrimas y la ilusión sigue presente en las maternidades y recuerdan a todos que la vida sigue. Estos 1.999 recién nacidos en Castilla y León durante el mes de marzo tardarán un tiempo en conocer a sus abuelos, a sus primos y a sus vecinos, pero forman parte de la ‘Generación Covid’ y encarnan una dosis de optimismo necesario en unos momentos en los que se empieza a ver la luz al final del túnel, informa Ical.
Este es el caso de Mario Martín Posadas, el primer hijo de Ana y Kiko . Su madre salía de cuentas el 19 de abril pero Mario decidió venir al mundo con bastante antelación y nació la madrugada del 1 de abril. Todo estaba bien y la ginecóloga le dio cita para monitores para el 20 de abril, pero los planes cambiaron. «El 31 de marzo por la tarde rompí la bolsa y fuimos al hospital. Al llegar nos atendieron los celadores de la entrada principal, me llevaron a mi sola hasta el pasillo de Maternidad y de ahí a monitores», explica esta madre primeriza.
El ingreso se produjo en el área de Pediatría del Complejo Hospitalario y Kiko pudo estar con su mujer, tanto en la habitación, como en la sala de dilatación y en el paritorio, siendo testigo directo del nacimiento de su primer hijo. Tras el nacimiento del pequeño Mario, desde el hospital pidieron a Kiko que hiciera las menos entradas y salidas posibles.
Ana y Kiko sostienen en brazos a su hijo, Mario, ya en su domicilio. Ana y Kiko sostienen en brazos a su hijo, Mario, ya en su domicilio. - Foto: IcalSensaciones similares han experimentado  Pepe e Isabel, segovianos de Encinillas, que estrenaron maternidad el pasado 2 de abril. En 48 horas, como la madre y el pequeño Sergio se encontraban fenomenal, los médicos les dieron el alta y ya están en casa. Pepe no esconde que estaban un poco nerviosos por lo que podrían encontrarse en el hospital segoviano pero una vez allí, lo único que recibieron fue amabilidad. «Nos trataron fenomenal y estamos muy contentos», subraya,»se nota que les faltan personal y medios, pero lo suplen con su profesionalidad y dedicación».
En su caso, Julián no pudo acompañar a Laura, en el paritorio por medidas sanitarias a causa del Covid-19, «pero la verdad es que una vez en el hospital, en ningún momento tuvimos miedo al comprobar el trabajo del personal que nos atendió». El burgalés Hugo, que vino al mundo el pasado 24 de marzo en el HUBU, también forma parte de esta generación Covid. Sus padres, Víctor y Soraya, reconocen el miedo con el que llegaron al hospital y el temor a que pudieran ser separados. Sin embargo en el hospital les permitieron estar juntos en todo momento, tanto en el parto como después en la habitación.


Hugo de Rioja, nacido en Burgos. / ical
Hugo de Rioja, nacido en Burgos. / ical - Foto: Ical