El obispo de Ávila recibe el alta hospitalaria

J.M.M.
-

José María Gil Tamayo ingresó en el Hospital de Nuestra Señora de Sonsoles el 20 de marzo tras dar positivo por el virus

El obispo de Ávila recibe el alta hospitalaria - Foto: Isabel García

A primera hora de la tarde de este miércoles, el obispo de Ávila, José María Gil Tamayo, ha recibido el alta hospitalaria. Permanecía ingresado en el Hospital Nuestra Señora de Sonsoles desde el pasado 20 de marzo. Desde este mismo momento, continuará su convalecencia en su domicilio, según se ha informado desde la diócesis en un comunicado de prensa.
D. José María, y unida a él toda la diócesis de Ávila, ha querido agradecer «profundamente el interés y el cariño de cuantos han rezado por su recuperación y se han interesado por su salud durante este último mes». Asimismo, ha reconocido y ha dado «las gracias públicamente por la extraordinaria labor, la entrega y los desvelos de todos los profesionales sanitarios del Hospital Nuestra Señora de Sonsoles con todos los enfermos durante estos momentos tan duros de crisis sanitaria que estamos padeciendo». También ha mostrado su reconocimiento «a todos cuantos se esfuerzan por paliar sus efectos, tanto a nivel sanitario como social y económico: instituciones, administraciones, fuerzas y cuerpos de seguridad locales y estatales, empresas, y ciudadanos solidarios que trabajan por el bien común de una sociedad dañada».
Gil Tamayo ha querido también mostrar «su cercanía y cariño con todas las personas que padecen esta terrible enfermedad, así como con todas aquellas familias que han sufrido la pérdida de alguno de sus seres queridos». 
A lo largo de toda su estancia en el hospital, Gil Tamayo ha permanecido ingresado en todo momento en planta, y no en la UCI.