scorecardresearch

"Me contagia la magia de la Muralla"

David Casillas
-

La primera novela de la escritora segoviana Tati Ballesteros, un original acercamiento a la II Guerra Mundial titulado 'La locura de lo eterno', se entregará como regalo a todos los premiados en los Galardones La Alcazaba del año 2019

"Me contagia la magia de la Muralla" - Foto: Ana I. RamÁ­rez

Tati Ballesteros, escritora y promotora cultural segoviana que desde hace cuatro años es parte activa en todo lo relacionado con los Galardones La Alcazaba que sirven para promocionar los muchos valores de Ávila a través del nombramiento de ‘embajadores’ a los que se destaca por su relevancia en el mundo del espectáculo, la cultura, el deporte y la sociedad, disfrutará en la edición del 2019 del ‘regalo’ que supone que cada uno de los premiados recibirá, entre los muchos presentes con los que se les honrará, un ejemplar de su primera novela publicada hasta el momento, La locura de lo eterno.

Tras practicar con éxito la ‘distancia corta’ en la literatura salta a la novela, ¿cómo ha sido la experiencia?

Muy buena. Lo que había hecho era lo que puede definirse como crónica negra, y ahora salto a la novela con La locura de lo eterno, un cambio que supone un esfuerzo pero también una satisfacción mayor.

«Cuando la cordura se convierte en tu enemigo, la locura es tu única salvación», ¡vaya frase que ha elegido para subtitular el libro!

Es que La locura de lo eterno es un libro que tiene tanto crónica negra como de dosis de filosofía. Se desarrolla en la II Guerra Mundial, que es un periodo que a mí siempre me ha llamado mucho la atención, y cuenta la historia de un joven que es brillante, llamado Ernest Müller, cuya propia locura le ayuda a sobrevivir en ese conflicto. Hay mucha filosofía de por medio, muchas maneras de ver la realidad y, sobre todo, de no verla en muchas ocasiones, que es precisamente lo que a él le ayuda. Y creo que la obra funciona un poco en ese aspecto introspectivo del personaje, ya que interioriza mucho en la vida y la mente de una persona.

¿Lo que quiere ver la mente, aunque no sea cierto, acaba siendo más realidad que la realidad misma?

Sí, lo que pasa es que la realidad es muy subjetiva, a veces cada uno tiene su propia realidad, y por eso este personaje escucha esa voz interior que tiene y gracias a eso es como consigue salir hacia delante y a continuar en una situación tan complicada como era la II Guerra Mundial.

Ha dicho antes que le  llama mucho la atención la II Guerra Mundial, ¿por qué motivo?

Por todo lo que supuso, que fue mucho, en otras cosas porque es la mayor contienda bélica que ha habido hasta ahora. Es un tema muy exprimido en literatura, en cine, en cultura… y yo quería darle una vuelta de tuerca, que se viese desde otra perspectiva; soy consciente de que era muy arriesgado pero dije que ¡venga, a por todas! Creo que es un periodo bastante machacado y siempre en los mismos aspectos, en lo más complicado, en lo más difícil y en lo más duro, que obviamente en mi novela también salen, pero lo que intento es hacer verlo desde otra perspectiva, un poco más afable quizás.

¿Y más desde dentro hacia afuera que desde fuera hacia dentro?

Exacto, sobre todo contar cómo alguien en primera persona vive la II Guerra Mundial pero no lo que es una escena continuada como en otros libros o en otras películas, sino desde un mundo interior muy bonito que es el que tiene el protagonista, y desde dentro hacia afuera.

A final, para salvarse no hay nada como uno mismo.

Efectivamente, esa es la mayor moraleja, que nada como uno mismo para salvarse, para continuar; y sin desvelar el final, tengo que decir que uno mismo es muy importante y sin uno mismo no se puede seguir.

¿Las buenas críticas que ha conseguido son un acicate para continuar escribiendo novelas?

Me daba mucho vértigo el cambiar de género desde la crónica hasta la novela, porque la gente tiene más conciencia de la novela que de la crónica negra, pero ha sido una satisfacción tener muy buenas críticas con este primer libro. Estoy muy sorprendida porque con esto de las redes sociales, un mundo aparte en que me estoy metiendo, estoy recibiendo apoyos tanto desde España como desde fuera, y eso anima muchísimo.

Y que la novela haya sido elegida como regalo para esta fiesta de los Galardones La Alcazaba, ¿tiene también un valor añadido?

Lo significa todo para mí porque yo llevo cuatro años en estos galardones en los que me siento como en mi casa, y es algo maravilloso ya que aparte de lo que para mí significa supone el regalo de cultura que queremos hacer siempre con estos premios, que la cultura y el arte no decaigan y premiar en lo posible al más merecido. El regalo que se les hace a los premiados dándoles mi novela lo es más para mí que para ellos.

O sea, que una de las filosofías de estos Galardones en los que usted está implicada es que la cultura tenga un lugar destacado en el espectáculo

Exacto. El premio es algo que realza el arte y la cultura, y no es el hecho de premiar sino de reconocer un talento o muchos talentos y que afortunadamente nosotros le podemos dar un poco más de voz y de reconocimiento. Además, este año hemos creado un nuevo premio, el Cuarta pared, que se da a Gema R. Neira, directora de contenidos de Bambú Producciones, la que crea las historias de trabajos tan destacados como Las chicas del cable o Fariña.

Aunque sea usted de Segovia, ¿podemos considerarla un poco abulense?

Sí, un poquito, me está contagiando la magia de la Muralla.