Zapatero: "La primera victoria es la conciencia colectiva"

SPC
-

Elena Valenciano pide en León a la derecha "responsable" que "no permita que los extremos acaben con la cultura de la defensa de la dignidad de la mujer"

El ex presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, asiste al acto institucional del Día Internacional de la Violencia contra la Mujer organizado por el Ayuntamiento de León. - Foto: Ical

“En décadas nos hemos propuesto terminar con el machismo criminal que había sido la norma durante siglos, lo que se logra con educación, cultura, ejemplo, testimonio y sensibilidad”, afirmó hoy en León el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero, para quien “la primera victoria ha sido la conciencia colectiva, la segunda el apoyo a las víctimas y la tercera el reconocimiento público del problema”, mientras que “la cuarta ha de ser la educación sin límites en favor de la igualdad” y “la última y victoria definitiva y más esperada es que no haya un hombre que no se considere a sí mismo digno si no respeta a las mujeres y defiende la igualdad”.

Así lo apuntó el expresidente del Gobierno durante su participación en León en los actos organizados por el Ayuntamiento y la Diputación provincial con motivo de la celebración del Día contra la Violencia de Género, en los que recordó que durante su estancia en el Gobierno procuró que España “emprendiera una vía definitiva hacia la modernidad, hacia los derechos y hacia la igualdad”, contra “la discriminación más lacerante e injusta de la historia”, que “es la que han sufrido las mujeres, dentro de la que la expresión más terrible es la violencia de género, solo expresión del intento de dominio por parte de los hombres”. “Vergüenza nos tendría que dar tantas cosas que hemos hecho en la historia hacia las mujeres hacia la vida libre y responsable, inteligente y sensible que es la que se vive en igualdad”, dijo.

Para Zapatero, es necesario “hacer una acción sostenida diaria en favor de los valores que educan, abren la mirada, enseñan las mejores palabras del diccionario” como son “respeto, tolerancia, amor, afecto, libertad, igualdad”, que “deberían de estar impresas en la conciencia y el corazón día a día, para reducir, impedir y erradicar la violencia de género y amar así libremente y de verdad sin intentar poseer ni dominar, y menos insultar, aún peor agredir y terrible matar”.

En este día al que se refirió como “de compromiso, de convicciones, de exigencia social y de principios éticos”, el ex presidente recordó a la última víctima, la número 52, una joven de 26 años de origen leonés asesinada ayer en Tenerife y apostó por “compartir la aspiración social de llegar a un sistema institucional que garantice, coordine y llegue a todos los ángulos de la lucha”.

Un sistema del que se mostró consciente de que “se tarda en construir”, ya que “requiere de nuevas tareas para policías, jueces, asistentes sociales y nuevas exigencias para los legisladores” que “hará más poderos ala acción” y que “exige de grandes consensos políticos, leyes estables, expertos a los más altos niveles e instituciones con un ángulo permanente enfocado a la seguridad y prevención en favor de los derechos de las mujeres”.

En este sentido, la exdiputada del Parlamento Europeo Elena Valenciano, que también participó en los actos, pidió a la “derecha razonable de este país” que “no permita que desde los extremos acaben con la cultura de defensa y cuidado de la dignidad de las mujeres”, porque “hasta que no se acabe con la violencia contra las mujeres, no seremos libres”.

Valenciano se refirió a Zapatero como “el presidente de las mujeres”, por “entender lo que muchas mujeres llevaban años reclamando” y “hacer de su compromiso personal y político una acción de gobierno que sigue siendo hoy ejemplo en Europa y en muchos países del mundo”.

Elena Valenciano concluyó señalando que hoy es un día para “decir que la lucha continua, recordar a las víctimas y decirles a las mujeres que ni la resignación ni el miedo son la salida, sino que el plan es la libertad y la autonomía”.



Las más vistas