Condenados a las tinieblas

Agencias
-

La nación caribeña vuelve a quedarse sin servicio eléctrico por un nuevo fallo en la principal central hidroeléctrica del país, que según el Gobierno fue provocado por un fuego intencionado

Condenados a las tinieblas - Foto: CARLOS GARCIA RAWLINS

La luz volvió a brillar ayer por su ausencia en Venezuela, donde varias ciudades, incluidas amplias zonas de Caracas, se vieron afectadas por un nuevo corte en el suministro eléctrico, que sumió al país en el caos y el Gobierno se vio obligado a suspender las actividades laborales y educativas.
El fallo, que se suma a los diversos apagones vividos en la nación durante el último mes, se debió a un incendio en el patio de generación de la principal central hidroeléctrica del territorio sudamericano, que prové de energía a casi el 70 por ciento de Venezuela. Eso sí, según apuntaron desde el Ejecutivo de Nicolás Maduro, se trata de un «ataque provocado». 
«Los criminales crearon un incendio en el patio de 765KVA de la central del Guri, con la intención aviesa de dañar de modo definitivo la generación y transmisión de la carga», apuntó el ministro de Información, Jorge Rodríguez. «Al calcinar el patio de transformadores, los terroristas lograron su cometido de que las máquinas de generación y la transmisión cayeran, generando el apagón», agregó.
«Todos los equipos se encuentran trabajando para lograr vencer esta guerra eléctrica y este ataque que se realizó en contra de la tranquilidad del pueblo de Venezuela», zanjó Rodríguez.
Y es que, al igual que ocurrió en los anteriores cortes, principalmente en el que dejó sin luz a más de la mitad del país a principios de marzo durante cinco días, el Gobierno aseguró que la oposición política, con apoyo de Estados Unidos, busca dejar en tinieblas al país para sembrar el caos y desbancar al chavismo del poder. Durante la interrupción de suministro más prolongada, Maduro culpó a la Casa Blanca de haber lanzado un «ataque cibernético» contra la sala de control de la central del Guri, además de asegurar que se habían llevado a cabo «sabotajes electromagnéticos».
Los detractores del Ejecutivo consideraron, sin embargo, que los apagones son producto del deterioro en las instalaciones por la prolongada desinversión en el sistema eléctrico desde que en 2007 el fallecido presidente Hugo Chávez nacionalizó el sector.
De hecho, el presidente del Parlamento, Juan Guaidó, reaccionó a este último incidente responsabilizando «al régimen» de Maduro, al que culpó de estar cambiando la realidad para intentar salir adelante de la inestabilidad política que vive el país.
«Mienten para no asumir su responsabilidad en esta crisis homicida. Y, además, están poniendo en riesgo lo poco que queda en pie de la infraestructura eléctrica nacional», insistió el dirigente opositor.