La desinfección, una acción más que recomendable

A.S.G.
-

Aumenta la demanda de este tipo de actuaciones entre las comunidades de vecinos. José Luis de la Iglesia, responsable de Limpiezas Brillo, aconseja llevarlas a cabo «especialmente si ha habido alguna persona contagiada»

La desinfección, una acción más que recomendable

Continuo, constante, cuidadoso y recomendable. Son algunas de las cuestiones que podrían definir en estos momentos los trabajos de desinfección que están llevando a cabo las empresas de limpieza en Ávila. Trabajos como los que Limpiezas Brillo, la empresa que dirige José Luis de la Iglesia, viene realizando de manera habitual desde que comenzó la pandemia del COVID-19 en numerosos espacios. Desde vehículos a residencias de mayores, pasando por fábricas , oficinas y comunidades de vecinos, espacios donde la demanda de este tipo de trabajos han crecido de manera exponencial. Las peticiones superan la capacidad de actuación en estos momentos. «Tenemos más de una treintena de solicitudes. Cuando se actúa en un espacio pasamos al siguiente» señala José Luis de la Iglesia ante una serie de trabajos que no sólo necesita del personal adecuado –«somos empresa homologada para hacer este tipo de trabajos, nuestro personal cuenta con la titulación necesaria, lo cual es importante»– sino del material. No sólo es el de protección, al completo, sino de la maquinaria que permite la correcta pulverización de los productos que se están empleando estos días para limpiar y desinfectar las superficies. «Estamos esperando una nueva nebulizadora» que ya han adquirido y con la que podrán reforzar en estos momentos a la sección destinada a este tipo de trabajos.
Porque «son muchas las comunidades de vecinos las que nos están solicitando este tipo de desinfecciones» señala José Luis de la Iglesia. Actuaciones que reconoce como «recomendables» llevar a cabo, especialmente si en las mismas hay constancia de algún afectado. Pero no es un trabajo de un día. «No se puede correr» explica. Este tipo de trabajos, como los que se están llevando a cabo en las vías públicas desde las administraciones, «desinfectan en el momento, pero después debe haber un mantenimiento». Continuidad en la que resulta muy útil la habitual limpieza que se suele realizar en las comunidades de vecinos «con agua y lejía», que se ha comprobado totalmente eficaz para la desinfección de las superficies. «Si en alguno de estos espacios volviera a haber una persona contagiada, sí sería recomendable repetir la desinfección».
Trabajos que ahora mismo están llevando a cabo con nebulizadora en frío a través de un desinfectante homologado para uso alimentario y ambiental, con un abanico de actuación que abarca hasta 21 virus. Hecha la mezcla, se pulverizan techos, paredes, barandillas, ascensores, enchufes, interruptores, timbres, puertas, suelos, cristales… «Todo», explica José Luis. «Después hay que esperar para la reutilización de la habitación tres horas». Actuaciones en las que también se está empleando el hipoclorito de sodio.
Ahora mismo sobre la mesa tiene más de una treintena de peticiones para actuar en comunidades de vecinos. «La maquina da para lo que da» reconoce José Luis, que pronto podrá contar con otra. «Según se termina en una comunidad, se acude a otra, salvo que el aviso sea urgente». Un trabajo que si se produce en una residencia «es por fases, no puede ser todo a la vez». Tiene claro que «no es cuestión de tener más maquinaria» señala ante la importancia de contar con personal cualificado, «personal con titulación de Aplicadores de Biocidas DDD, de Desinfección, Desratización y Desinsectación. Somos empresa homologada. Hay mucha gente que lo está haciendo sin tener homologación» recuerda. Titulados y con protocolos de seguridad estrictos, con sus monos, botas, guantes, gafas, mascarillas… Son trabajos delicados y la equipación es importante.