Las residencias buscan recuperar la confianza

Agencias
-

Los geriátricos piden a las administraciones un cambio en el modelo e integrarse en el sistema nacional de salud para mejorar sus capacidades a la hora de atender a los enfermos

Las residencias buscan recuperar la confianza - Foto: MARISCAL

Han sido uno de los epicentros de la pandemia en España. Y, por eso, después de la tragedia, las residencias de ancianos están haciendo todo lo posible para recuperar la confianza, aunque coinciden en que es la administración la que debe cambiar el modelo para reforzar la atención sanitaria en los geriátricos.
Así, Josep Maria Via, asesor de la fundación Edad y Vida, punto de encuentro de empresas privadas, asociaciones de personas mayores e instituciones académica del sector, explicó ayer que existe gran consenso en la necesidad de que la atención sociosanitaria en residencias se integre en el sistema nacional de salud. «Las residencias han estado demasiado tiempo dependiendo de los servicios sociales, un sistema que ha venido a saltar por los aires con la COVID porque ha quedado claro que la atención sanitaria no estaba bien resuelta», señaló.
Via explicó que el actual modelo fue concebido en su día como sustitutivo del hogar, y sin tenerse en cuenta que con el paso de los años las personas viven más tiempo, pero también acarrean un mayor número de enfermedades y dolencias que hace imprescindible una atención sanitaria completa y constante. «Hay algunas residencias que tienen servicios médicos por horas o como mucho un sanitario en el centro algunos días, pero eso es insuficiente», lamentó. 
De este modo, el sector pide que las regiones desarrollen un nuevo modelo con la introducción en las residencias del sistema de atención primaria.
Un portavoz del grupo de centros AMAVIR, con 42 residencias en toda España, manifestó la difícil situación que han tenido que asumir con el coronavirus. «Las residencias están preparadas para hacer una atención básica medica, peor no tenemos las capacidades de un hospital para tratar a enfermos de COVID. Y por eso han fallecido personas antes de ser trasladadas», señaló. «Esto viene a demostrar que hay que reforzar la cooperación sanitaria entre centros médicos y residencias, con el fin de que algo así no se vuelva a producir», reiteró.
En ese sentido, pidió un «debate en profundidad» sobre el modelo más adecuado para las residencias y señaló que harán falta cambios significativos, también legislativos.


Denuncias de hace años

Entre tanto, el secretario general de la Asociación de Empresas y Servicios para la Dependencia (Aetse), Jesús Cubero, avisó, en una comparecencia en el Congreso, que denunciaron «hace años» las deficiencias puestas en evidencia en el sector durante la pandemia, al tiempo que pidió a los diputados que dejen de «mantener discusiones políticas que irritan a los ciudadanos» y actúen para evitar repetir esta situación. «No podemos permitirnos el lujo de que un rebrote en otoño nos pille discutiendo y sin coordinación», declaró.
Durante su comparecencia ante el grupo de trabajo de Sanidad y Salud Pública de la Comisión de Reconstrucción, denunció que el sector «no estaba preparado» para afrontar una pandemia como la vivida en los últimos meses y que sus responsables y trabajadores se han sentido «solos y desprotegidos» en este tiempo.
Por ello, reclamó una reforma del modelo de residencias de mayores en España, que se dirija a una atención sociosanitaria, con una mayor coordinación entre Servicios Sociales y Sanidad y con una mayor profesionalización de los servicios.