Corbalán define al deporte como "un elemento integrador"

L.C.S
-

El ex jugador de baloncesto destaca la posibilidad de mejora que ofrece a la sociedad el mundo del deporte y la necesidad de que el éxito sea «un camino, y no un final»

Corbalán define al deporte como "un elemento integrador" - Foto: David Castro

GALERÍA

Jornada con Juan Antonio Corbalán

Juan Antonio Corbalán ofreció una clase magistral de cómo entender el deporte en la sociedad actual dentro de la jornada ‘El valor del deporte en la educación’ organizada por la Fundación Ávila y Diario de Ávila. Para el ex jugador de baloncesto delReal Madrid y de la SelecciónEspañola y especialista en medicina deportiva, lo que el deporte ofrece al mundo es, fundamentalmente, «una posibilidad de mejorar» y debe utilizarse como «elemento integrador» en una sociedad a la que el deporte «hace mejor» como «fenómeno social que mueve el mundo».
Corbalán, medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles, defiende que «el deporte tiene que llevar competición», pero uno de los principales mensajes que dejó al repleto auditorio del Palacio Los Serrano es que «el éxito deportivo debe ser un camino, y no un final», y que el deportista que verdaderamente triunfa en la vida «no es que el gana el Campeonato del Mundo o Copas de Europa, sino el que ha sido capaz de dar más a la sociedad que le ha permitido triunfar».
Desde la experiencia de ser uno de los deportistas más respetados en España y en Europa, para el legendario base del baloncesto español, «el deporte para mí ha sido un legado que me veo obligado a transmitir a los demás y a devolver todo lo que pueda de lo que la sociedad me dio».
Corbalán califica al deporte como un elemento «fundamental» de «vehiculación de valores» y de «elementos beneficiosos para nuestra sociedad, tanto para nuestros niños como para los adultos».
Sin olvidar la importancia de los triunfos deportivos, Corbalán recordó que nunca el deporte debe ser un elemento «finalista» para lograr el éxito porque «eso no tiene interés social. No se puede estar siempre viviendo en la excelencia, y por cada gran deportista o gran ídolo deportivo, hay cientos de miles de personas que sin posibilidades de ese gran éxito son capaces de entender su vida como un elemento de superación y que les acerque a una mayor felicidad».
Quien sabe cómo se vive en el deporte de éxito, asegura que «no podemos vivir en el éxito siempre» algo de lo que «nos damos cuenta con el paso de los años» entendiendo que es «dejar una buena herencia a las generaciones venideras lo que hace que un hombre triunfe en la vida», y en este caso no sólo se refería al deporte.
Para un hombre que hecho del deporte un eje fundamental en su vida, pero no el único, «el deporte siempre te ofrece una posibilidad de mejora. Poder mejorar es la primera ilusión que está detrás de cada uno de nosotros, mejorar en lo particular, en las relaciones con las personas o en la aportación que podemos dar a nuestra sociedad».
Corbalán considera también que el deporte «es un fenómeno social que mueve absolutamente el mundo» algo que «me alegra que sea así» porque «el primer elemento educativo que subyace detrás de la idea del deporte es aceptar la diversidad, al adversario como algo que no nos ataca, sino que nos estimula a dar lo mejor de cada uno de nosotros para perseguir un objetivo determinado».
Como ejemplo de lo que Corbalán entiende como éxito deportivo en la vida, comentó una frase que se incluye en un documental que próximamente verá la luz con su compañero Fernando Martín como protagonista. Emocionado al recordar al malogrado jugador, con el que compartió vestuario durante muchos años, destacó que «al final de una carrera deportiva no te quedan los títulos que ganaste o los premios que te dieron a nivel individual, te queda las caras de las personas y te das cuenta que aquellos que fueron rivales quedan en tu recuerdo realmente como amigos».
El protagonista de la primera jornada con el deporte como protagonista, a la que seguirán otros dos, finalizó su muy aplaudida intervención destacando que «el deporte es, fundamentalmente, educación. No se puede entender al deporte sin un maestro. Siempre hay alguien que te enseña el esbozo, lo que va a suceder el resto de tu vida, y el deporte, por eso, es mejoría, y necesita que se vayan subiendo determinados perfiles, pero teniendo claro que  nada vale si no lo podemos compartir y que el deporte es algo que tenemos que ir construyendo sobre la marcha para poderlo dejar a nuestras generaciones, y que se sirvan de él».