Frenar la transmisión del virus está en nuestras manos

M.M.G.
-

El coordinador del Grado de Enfermería de la UCAV, Sergio González, ofrece las pautas necesarias para llevar a cabo un correcto lavado de manos, un gesto básico a la hora de evitar contagios indeseados de coronavirus

Cuántas veces hemos escuchado estos días lo importante que resulta mantener una higiene correcta? Muchas, ¿verdad?Sobre todo, en lo que al lavado de manos se refiere. Pero, ¿sabemos realmente cómo debemos lavarnos las manos para prevenir posibles contagios por esa vía?
Para resolver esa duda, Sergio González, doctor en Enfermería y profesor de la Universidad Católica de Ávila (UCAV), ha querido frecer una serie de recomendaciones para hacerlo correctamente.
Unas recomendaciones que comienza recordando una vez más que la higiene de manos es fundamental para evitar contagios. Y para apoyar esa afirmación se remonta a 1847, cuando el médico húngaro Ignaz Semmelweis consiguió reducir la tasa de mortalidad por fiebre puerperal del 18,3 por ciento al cero por ciento en tan solo dos meses. ¿Y cómo? Implementandoó  una técnica adecuada de lavado de manos por el personal que atendía a las parturientas.
Frenar la transmisión del virus está en nuestras manosFrenar la transmisión del virus está en nuestras manosY aunque parezca mentira, González comparte también cómo la idea de este doctor fue rechazada por el resto de compañeros de profesión. Sólo cuando Louis Pasteur quien confirmó que los gérmenes eran causantes de las infecciones se tomó más en serio esta medida.
cómo lavarse las manos. Partiendo de esta pequeña reseña histórica, el también coordinador del Grado en Enfermería de a UCAV que para eliminar cualquier rastro del virus de las manos, no basta con lavarlas únicamente con agua (sin jabón) o bien  frotar y aclarar rápidamente. Las manos deben lavarse con agua y jabón,  recalca, y si no se dispone de agua y jabón, es posible su reemplazo eventual con soluciones hidroalcohólicas. Además, recuerda, este lavado debe realizarse empleando el tiempo suficiente (40-60 segundos) y utilizando la técnica adecuada, que aunque parezca sencilla, ha de contener una serie de pasos.
El experto de la UCAV resume esos pasos en diez. El primero pasa por mojarse las manos con agua corriente y aplicar una cantidad suficiente de jabón. Después, se deben juntar las palmas y frotarlas entre sí para, después, repetir el proceso con los dedos entrelazados.
Posteriormente, cada palma se frota contra el dorso de la otra, con los dedos entrelazados. Y después, el dorso de los dedos de cada mano contra la palma de la otra.
A continuación se debe coger cada pulgar con la otra mano y hacer movimientos de rotación. Y se sigue poniendo la punta de los dedos de cada mano en la palma de la otra haciendo movimientos de rotación.
Para ir acabando, se debe aclarar bien con agua corriente. Y a la hora de secarse las manos, si se está en un lavabo público, se debe usar una toalla de papel de un solo uso, utilizándola también para cerrar el grifo y accionar el picaporte de la puerta, desechándola después. En casa deben secarse con una toalla limpia.
cuándo lavárselas. Otro de los aspectos que considera importantes González es cuándo deben realizarse esos lavados. Explica que esto se debe llevar a cabo antes y después de tocarse la boca, nariz y ojos, así como previa y posteriormente al manipulado de alimentos. También cuando se haya usado el baño, tenido contacto estrecho con personas con síntomas respiratorios, y cuando se hayan tocado superficies de uso frecuente como puertas o barandillas.
Añade González también que es fundamental lavarse las manos tras haber estado en situaciones donde haya existido una elevada concentración de personas como el transporte público. Así mismo, se debe realizar una higiene de manos cuando se tienen síntomas respiratorios, justo después de utilizar el pañuelo o de cualquier otra situación donde las manos hayan podido entrar en contacto con las secreciones respiratorias.
Por último, el experto finaliza ofrenciendo otros consejos de higiene fundamentales a la hora de frenar la expansión del COVID-19. Cubrirse la boca y nariz con el codo o con pañuelos desechables al toser y estornudar; evitar tocarnos la boca, nariz u ojos con las manos; y mantener una correcta limpieza de las superficies.