La Comunidad abrirá en verano la vía marítima con China

SPC
-

La travesía necesita 32 días para completar el viaje a España, con la llegada al puerto de Valencia y el traslado en ferrocarril hasta Castilla y León

Terminal de carga del puerto de Valencia. - Foto: Ical

Castilla y León prepara la apertura de un corredor marítimo para importar material de protección frente a la covid-19 desde China. Una vez garantizado un stock de seguridad, la Junta puede recurrir ahora al transporte de estos productos en barco, que necesita 32 días para completar la travesía hasta el puerto español de Valencia, desde donde se trasladará la mercancía en ferrocarril a la Comunidad.

La operativa desarrollada por Castilla y León ha sido asumida por la empresa burgalesa Asercomex Logistics, un operador logístico con décadas de experiencia que presta servicios también de agente de aduanas, para la liquidación de impuestos y tramitación de autorizaciones, y de transitarios, referido a la gestión intermodal del transporte de mercancías, a través de sus agentes en China y sus servicios en España, tanto en Valencia, como en la Comunidad.

La nueva alternativa marítima presenta como principal ventaja un ahorro sustancial en los costes de transporte, puesto que la opción aérea en un aparato con capacidad para 200 o 300 metros cúbicos, unas 35 toneladas, cuesta entre 350.000 y 400.000 euros, una cantidad muy superior a lo habitual, si bien estas cifras se elevan hasta los 1,2 o 1,3 millones en las aeronaves de mercancías de grandes dimensiones.

Sin embargo, el barco requiere travesías de unas cuatro semanas, mientras que en un día se logra importar productos desde China. La veintena de vuelos gestionados por esta firma burgalesa, la mayoría de los recibidos por la Junta, han partido desde el aeropuerto de Shanghái, en la costa central de China y han necesitado unas 12 o 14 horas para aterrizar en Madrid, Zaragoza o Vitoria.

La mayoría de estos vuelos en aviones cargueros se han hecho sin escalas, si bien en un par de ellos fue necesaria una parada técnica, que se hicieron en Doha y Moscú. Esto, reconoce a Ical el consejero delegado de Asercomex Logistics, Ignacio San Millán, entrañaba riesgos debido a la situación de los mercados internacionales, puesto que podría darse la posibilidad de que el país decidiera requisar la mercancía dado el desabastecimiento existente.

Mientras se cierra la llegada del último vuelo a Castilla y León con diferentes productos chinos, el operador logístico diseña ya el plan para traer a la Comunidad material sanitario a través del corredor marítimo que tiene como destino los puertos de la fachada mediterránea, principalmente el de Valencia y, en menor medida, Barcelona y Algeciras, en Cádiz.

Corredor marítimo

La empresa elegirá el puerto chino desde el que partirá la mercancía en función de la cercanía de las fábricas. En este caso, a diferencia de los vuelos, no habrá una base de operaciones como fue Shanghái. Asercomex Logistics no descarta hacer el traslado a España desde Qingdao, en la provincia de Shandong; Ningbo-Zhoushan, Xiamen o incluso Hong Kong.

Por ello, espera la orden de la Junta para encargar el acopio en China de la mercancía para trasladarla al puerto con antelación, gestionar los permisos y garantizar que se carga en el barco, que tras 32 días llegará a Valencia. Solo un contenedor permite incorporar 22 o 23 toneladas, unos 70 metros cúbicos de productos, si bien los buques que prestan servicio marítimo tienen capacidad para hasta 20.000 contenedores o 24.000 los conocidos como ‘Triple A’.

Una vez en la ciudad del Turia, el ferrocarril entrará en juego para poder transportar, teniendo en cuenta la ‘huella verde’, la mercancía hasta la Comunidad. En principio, la base se distribución en Castilla y León será el almacén central ubicado en las instalaciones en Valladolid de la empresa XPO Logistics.

La batalla china

El operador burgalés aplica en estos meses de pandemia de la covid-19 su experiencia en el mercado chino, donde los países y gobiernos autonómicos han librado una batalla, para lograr competir con grandes grupos como DHL. Uno de sus secretos es contar con “corresponsales” en el país asiático porque como reconoce el responsable de Asercomex Logistics los problemas que surgen se solucionan de forma más sencilla entre ciudadanos chinos.

También ofrece como ventaja competitiva un servicio más cercano, que en algunos casos como este requiere estar al pié del cañón las 24 horas del día, dejando muy pocas para el sueño.