Solidaridad desde casa

A.S.G./J.M.M.
-

Víctor y Sonsoles, Fernando o Martín son algunos de los abulenses que están fabricando pantallas antisalpicaduras con sus impresoras 3D

Solidaridad desde casa

Decenas de abulenses, de una manera altruista, se están volcando estos días en la producción de piezas para elaborar pantallas antisalpicaduras con destino al personal sanitario.
Víctor y Sonsoles son dos de los jóvenes que estos días han querido poner su granito de arena con esa fabricación. Desde enero tienen en su casa una impresora 3D. Como tantos, fue un capricho. «La teníamos parada» reconocen. Nunca hubieran imaginado que tendría un fin tan importante. «Fue quien nos la vendió quien nos dijo que se había montado un grupo de Telegram donde estaban haciendo este material» comenta Sonsoles. Dicho y hecho. Entraron, descargaron el modelo y se pusieron manos a la obra. En su caso lo tenían todo para hacer las viseras. «Se necesita acetato, gomas y la pieza de la visera, que es la que hacemos con la impresora». Ellos las están montando al completo. «Hay quienes no tienen todos los materiales. No es un problema. Protección Civil, que es quien está recogiendo el material, las acaba de montar» comenta. Porque son muchas las personas que por otro lado están donando materiales –goma y hojas de acetato– para que esta iniciativa siga adelante. Se necesita tiempo y paciencia. «Nosotros para hacer dos hemos tardado cinco horas» pero cada vez son más los que están colaborando en esta propuesta. Lo que tienen claro es que era lo que tocaba. «Lo hicimos por solidaridad. Era la manera que tenemos de ayudar en todo esto, mucho más si tienes familiares trabajando en el hospital». 
Fernando Hurtado es un abulense, ingeniero de automática en la Fundación Cidaut, en Boecillo (Valladolid). Acostumbrado al teletrabajo, reconoce que no es lo mismo teletrabajar en solitario que rodeado de niños. Su empresa cuenta con un departamento de materiales y productos y una de las líneas de negocio cuenta con impresoras 3D a gran escala. Desde ese departamento ha creado un diseño, que sido homologado por la Gerencia Regional de Salud, y está siendo unas de las entidades que más se está involucrando en la fabricación de pantallas para distribuir entre el personal sanitario de de Castilla y León. Aprovechando ese diseño confeccionado por su empresa, y dado que en su casa cuenta con una impresora 3D, Fernando se ha puesto manos a la obra este fin de semana para, a título particular y compaginándolo con su trabajo, atender las demandas que en Ávila le están llegando a través de conocidos del ámbito sanitario. Para la fabricación de estas pantallas se necesita apenas filamento y acetato y son autolavables (con lo que se las puede desinfectar utilizando detergentes enzimáticos e hipoclorito sódico), y hasta el momento, durante el pasado fin de semana, ha podido ir fabricando con lo que tenía en casa o lo que han ido dejando, con una media de “12 ó 15 diarias, dependiendo de si las impresora da más o menos problemas».
Solidaridad desde casaSolidaridad desde casaDe la producción que sacó el fin de semana, diez mascarillas las ha entregado al centro de salud Ávila Rural y otras diez fueron el domingo a la UCI del Hospital Nuestra Señora de Sonsoles. De igual modo, entregó otras cuatro para ATS de Rayos X del hospital abulense Las entregas, puntualiza, se hacen siguiendo todos los protocolos de seguridad y de higiene y no se entra en contacto con las personas que se encargan de recoger ese material para hacerlas llegar a los usuarios finales. Las peticiones no paran de llegar, pero le empieza a escasear el material, y este lunes estaba esperando que le llegase suministro procedente de su empresa para poder continuar con su producción. Los próximos destinatarios serían el personal de quirófanos también del Complejo Asistencial de Ávila. 
Además su cadena la ha continuado un amigo de su hijo Daniel. Se trata de Martín Jiménez Jiménez, alumno de 5º de Primaria del colegio diocesano Asunción de Nuestra Señora. Con 10 años es un apasionado de la robótica y de las impresoras 3D, de hecho fue su regalo de Reyes, y ahora le está permitiendo poner su granito de arena para atender la demanda que se está produciendo de este tipo de pantallas por parte del personal sanitario. El diseño se lo pasó Fernando Hurtado, y se adhirió al grupo de Telegram Markers Ávila, donde se está coordinando esta acción solidaria en Ávila. Martín explica que fabrica entre 10 ó 12 al día. Las primeras pantallas las hizo el sábado y su impresora «me permite imprimir dos a las vez, que tardan en hacerse aproximadamente una hora y media». De momento también va tirando con el material que tenía en casa, «de varios colores», pero «estamos pidiendo para que nos traigan más». Desde ese grupo se encargan de facilitar ese suministro y, una vez que están fabricadas, es el personal de Protección Civil el que se encarga de recogerlas para distribuirlas posteriormente por los centros que lo necesiten.
Los días pasan, y Martín reconoce que está «un poco aburrido de estar todo el día en casa», pero seguro que esta acción que está llevando a cabo le ayuda a soportar mejor ese confinamiento y aportar, al mismo tiempo, su granito de arena más solidario.


Solidaridad desde casa
Solidaridad desde casa