Falta de personal en la residencia de Aldeaseca

M.M.G.
-

El centro de mayores Nuestra Señora del Rosario atiende a 21 residentes con una plantilla reducida a once personas

Falta de personal en la residencia de Aldeaseca

Una de las residencias de mayores de la provincia en la que el COVID-19 ha golpeado con más fuerza es el centro Nuestra Señora del Rosario, ubicado en la localidad de Aldeaseca.
Desde que se desatara esta pandemia, siete de sus residentes han perdido la vida, una cifra muy elevada y que ha reducido la cifra de asistidos a 21 en la actualidad. A ellos hay que sumar, además, el que sería el número 22 y que ayer por la mañana se encontraba ingresado en el Hospital de Nuestra Señora de Sonsoles.
Al frente de esta residencia se encuentra Higinia Martín, que explica a Diario de Ávila que no puede decir con seguridad cuántos ancianos más estarían contagiados con el virus. A falta de test que puedan confirmar este dato, los residentes se encuentran aislados en sus habitaciones y recibiendo los cuidados necesarios atendiendo a las patologías de cada uno.
Para ello, la residencia cuenta en la actualidad con una plantilla reducida a once personas que, como explica Martín, «hacen de todo».
Tres de sus auxiliares están de baja a causa del coronavirus. Al igual que también los están el médico y el enfermero que atendían la residencia. Ahora, esos servicios los está prestando Sacyl, pero el día a día de la residencia se ha visto complicado por esa ausencia de personal.
«Hemos intentado buscar personal, pero la gente tiene pánico al virus», nos confiesa la responsable de la residencia, que ha visto imposible poder contratar más personal, tal y como era su deseo.
Lo que sí ha encontrado, quiere subrayar, es el apoyo y respaldo de numerosas instituciones, empezando por la Guardia Civil y Protección Civil de Arévalo, pasando por la Diputación Provincial, la UME y la Gerencia de Servicios Sociales de la Junta. En este último caso, la directora de la residencia recalca que «se pusieron en contacto enseguida con nosotros», así como el hecho de que les facilitaron material.
En cambio, Martín apunta la «decepción» que ha vivido con el alcalde de la localidad, Jesús Julio Izquierdo, al que achaca «dejadez» hacia la residencia. «Él habla mucho de que trabaja en la desinfección del pueblo, pero la residencia es como si no existiera», critica la directora del centro.
Puestos al habla con el alcalde de Aldeaseca, éste asegura a Diario de Ávila que no ha hablado con la directora porque «ella ni se ha dirigido al Ayuntamiento».
Izquierdo, que recuerda que la de Nuestra Señora del Rosario es una residencia privada, asegura que su directora le ha «privado de la oportunidad de tener un diálogo», por lo que, apunta, ningún trabajador ha ido a la residencia «porque nadie se ha dirigido al Ayuntamiento».
Sobre el tema de la desinfección del pueblo, el alcalde quiere apuntar que se ha desinfectado la puerta de la residencia «como se ha hecho con las puertas de todos los vecinos» y considera que si la Diputación acudió a desinfectar el centro fue por su intercesión.