El consumo de combustibles descendió un 27,7% durante marzo

SPC
-

Las ventas de gasóleo A menguaron un 25,3% mientras que las de gasolina 95 se redujeorn un 36,7% y las de 98 se desplomaron un 39,5%

Gasolinera de Mayorga. - Foto: Ical

La declaración del estado de alarma por la pandemia del coronavirus el 14 de marzo y las restricciones de movilidad que trajo consigo desplomaron el consumo de carburantes para el desplazamientos en la Comunidad. Los datos que facilita la Corporación de Reservas Estratégicas de Productos Petrolíferos (Cores), indican que en el mes de marzo se consumieron en Castilla y León, 120.445,7 toneladas de gasolinas 95 y 98 y gasóleo A, lo que supone 46.212,3 menos que en el mismo mes de 2019, con una merma porcentual del 27,7 por ciento, como recoge Ical.

En concreto, el consumo de gasóleo A bajó un 25,3 por ciento, hasta las 106.550 toneladas; el de gasolina 95 menguó un 36,7 por ciento, con 13.039,3; y el 98, se desplomó un 39,5 por ciento, con 856,4, estas dos últimas muy vinculadas a los transportes de turismos particulares.  

Sin embargo, cabe destacar que el consumo de gasóleo B, el bonificado para labores agrícolas, se elevó durante el mes de marzo, en relación a 2019, un 37 por ciento, hasta un total de 72.683 toneladas; y el de gasóleo C, para calefacción, se incrementó un 16,2 por ciento, con  19.912. 

Provincias

Los datos recogidos por Ical, ponen en evidencia que el consumo global de estos combustibles se redujo en todas las provincias de Castilla y León, en Palencia (7.372,2 toneladas), un 38,1 por ciento; en Burgos (16.413,2), un 36,8 por ciento; en Segovia (7.516,9), un 35,5 por ciento; en Salamanca (19.459,3), un 21,4 por ciento; en Ávila (6.147), un 33,4 por ciento; en Valladolid (20.201,2), un 23,7 por ciento; en Soria (7.052,3), un 21,1 por ciento; y en León (21.456,3) y Zamora (14.827,2), un 20,6 por ciento, en ambos casos. 

El consumo de gasóleo A se redujo en la provincia palentina (6.400,5 toneladas), un 37,8 por ciento; en la burgalesa (14.362,9), un 35,5 por ciento; en la segoviana (6.440,1), un 34,6 por ciento; en la abulense (5.167,9), un 32,3 por ciento; en la vallisoletana (17.355), un 22,3 por ciento; en la soriana (6.451,7), un 19,5 por ciento; en la zamorana (13.789,5), un 19,1 por ciento; y en la leonesa (18.749,9) y la salmantina (17.831,8), un 19 por ciento, en ambos casos. 

En cuanto a la gasolina 95, se contrajo su consumo en Burgos (1.920,9), un 44,2 por ciento; en Segovia (1.007,2), un 40,5 por ciento; en Salamanca (1.534,1), un 40,2 por ciento; en Palencia (912), un 39,7 por ciento; en Ávila (923,8), un 38,3 por ciento; en Zamora (965,3), un 36,2 por ciento; en Soria (548,7), un 34,5 por ciento; en Valladolid (2.688,7), un 31 por ciento; y en León (2.538,7), un 30,3 por ciento. 

Por último, la venta de gasolina 98 se desplomó en Burgos (129,4 toneladas), un 49,.5 por ciento; en Salamanca (93,5), un 44,5 por ciento; en Ávila (55,3), un 45 por ciento; en Zamora (72,5), un 42,2 por ciento; en Palencia (59,7), un 39 por ciento; en Valladolid (156,8), un 35,4 por ciento; en Soria (52), un 35 por ciento; en León (167,7), un 33,2 por ciento; y en Segovia (69,6), un 28,9 por ciento.