Las mujeres toman las calles

Agencias
-

Las ciudades españolas viven el espíritu del 8-M con Madrid y Barcelona como eje de unas movilizaciones en las que la 'marea morada' vuelve a reivindicar la igualdad de oportunidades y a condenar la violencia machista

Las mujeres toman las calles - Foto: Luca Piergiovanni

GALERÍA

Las mujeres toman las calles españolas

Con derechos, sin barreras, feministas sin fronteras. Bajo ese lema ha transcurrido la manifestación convocada por la Comisión 8M de Madrid con motivo del Día Internacional de la Mujer, que se celebra este 8 de marzo, ha partido hacia las 17.00 horas desde la Glorieta de Atocha y ha congregado a unas 120.000 personas, según la Delegación del Gobierno en la capital.

El Paseo del Prado ha sido testigo de la múltiples pancartas y carteles reivindicativos, o los símbolos feministas o algo de vestimenta moradad e los asistentes, principalmente mujeres.

Esa marea morada, tras una multigeneracional y multiracial cabecera ha circulado por las calles d ela capital al grito de revuelta feminista y que viva la lucha de las mujeres. Tras ello, han seguido la marcha al paso marcado por una batucada con música feminista, concretamente la canción Solo se vive una vez versionada.

Tras la cabecera asomaban pancartas que señalan la procedencia diversa de las asistentes. "Papeles para todas, o todas sin papeles", han coreado. Por delante, la habitual furgoneta desde la que con un megáfono animan sin cesar con cánticos feministas. "Sola borracha, quiero llegar a casa", han cantado. Tampoco han faltado referencias al coronavirus: "El machismo sí es un virus y no el coronavirus", han coreado.

Por otro lado, unas 50.000 personas, según cifras de la Guardia Urbana, han desbordado un año más las calles de Barcelona para exigir la igualdad real entre hombres y mujeres, así como el fin de la violencia machista, esta vez bajo el lema Juntas y diversas por una vida digna.

La cabecera de la marcha, formada íntegramente por mujeres, ha arrancado poco después de las 17,00 horas en plaza Universitat y ha llegado al cabo de dos horas a Arc de Triomf, tras recorrer parte de la Gran Vía y el Paseo Sant Joan.

El morado ha vuelto a ser el color más presente en una manifestación en la que este año también han proliferado los pañuelos rosas como guiño a las mujeres transexuales, hacia quienes muchas de las manifestantes han querido expresar sororidad.

Al clásico grito "viva la lucha feminista" este año se le ha sumado la interpretación del cántico chileno Un violador en tu camino, que se hizo viral a finales del año pasado y critica cómo, demasiado a menudo, se cuestiona la actitud de las mujeres que sufren abusos o agresiones sexuales en vez de poner el foco en el agresor.

Precisamente, la necesidad de acabar con las violaciones y los abusos ha sido una de las reivindicaciones más presentes en la manifestación, con pancartas como "cuando vuelvo a casa quiero ser libre y no valiente", "mi cuerpo no quiere tu opinión" o "a mi no me falta ropa, a ti te falta educación".

El fin de la violencia machista ha sido otra de las peticiones más repetidas, con lemas como "Para dolor y sangre, ya tengo la regla", "Ni una menos", "No estamos todas" y "Feliz será el día que no falte ninguna".

 

Las polémicas se cuelan en la marcha

Por su parte, PSOE, Podemos, PP y Ciudadanos no han querido perderse este año las manifestaciones en la capital. La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ha recordado que los socialistas llevan 42 años con el feminismo, mientras que la ministra de Igualdad, Irene Montero, ha reivindicado una alianza feminista para conquistar derechos. Las ministras de ambos partidos han acudido cada una por su lado.

Por su parte, desde el PP han abogado por un "feminismo sin etiquetas" y Ciudadanos reivindicaba un "feminismo inclusivo", pero finalmente los naranjas han abandonado la manifestación increpados por un numeroso grupo de mujeres. También ha sido increpado un militante de Vox, Bertrand Ndongo, al grito de "¡Fuera fascistas de nuestros barrios!.