El corazón de la ciudad tiene una nueva luz

B.M
-

El Plan de Iluminación Ornamental continúa en el centro de la capital con la incorporación del Mercado Grande y su entorno, puerta de El Alcázar, La Palomilla, plaza del Ejército y las iglesias de San Pedro y Santa María de la Antigua

El corazón de la ciudad tiene una nueva luz - Foto: Belén González

El Plan de Iluminación Ornamental ya había llegado a lugares céntricos como la iglesia de San Juan o la Catedral pero ahora amplía la nueva luz sobre el corazón de la capital abulense con la puesta en marcha que se llevó a cabo en la tarde noche del martes en la plaza del Mercado Grande y su entorno.
En este caso, además de esta plaza y La Palomilla, también se encendió por primera vez la iluminación de la puerta de El Alcázar (interior y exterior), la plaza del Ejército y las iglesias de San Pedro y de Santa María de la Antigua.
De esta manera, ahora se puede ver, por ejemplo, cómo San Pedro gana en profundidad con la luz en el ábside, campanarios o el rosetón (también por dentro), a la vez que mejora la visión del conjunto escultórico de Vasallo, la propia Palomilla o el Arco del Alcázar iluminado a similitud del de San Vicente. Y cómo no, la plaza del Grande, con el edificio de las arcadas y las nuevas farolas en el espacio.
La intervención en la plaza de Santa Teresa y su entorno se ha realizado, según la información remitida por el Ayuntamiento, respetando la instalación eléctrica que había anteriormente, pero se han cambiado todos los puntos de luz existentes por otros de mayor eficiencia energética, mejor reproducción cromática, mayor o igual duración de vida de las fuentes de luz y mejor confort visual.
En datos, esto se traduce en que, tomando como referencia la medición a seis metros de distancia de las farolas instaladas, en la plaza con la instalación anterior había un nivel de 10,1 lux y ahora se ha pasado a 28. En cuanto a consumo, se logra un ahorro energético de un 41,35 por ciento, al pasar a un consumo de 9.737, también con su traducción en un menor consumo en kilovatios hora.
La reducción también se percibe en la emisión de CO2 por consumo de energía que anteriormente era de más de 31.000 kilos y ahora no llega a los 13.000.
Desde la empresa encargada de la iluminación, Rafael Gallego explicó que la plaza es uno «de los puntos neurálgicos» con lo que se busca que la iluminación complemente el espacio horizontal, el de la propia plaza, y el vertical, con elementos como fachadas, San Pedro o el arco de la Muralla, de forma que se «dimensiona el espacio». Se dota además de una «presencia y aspecto más escenográfico y permite poner en valor los elementos arquitectónicos», que además se jerarquizan destacando entre ellos San Pedro y la Palomilla o también la parte de atrás de San Pedro con la plaza del Ejército.
En la puesta en marcha de la iluminación se contó con la presencia del alcalde, José Luis Rivas, acompañado del teniente de alcalde de Turismo, Patrimonio y Servicios a la Ciudad.