La Tercera División, ante un complicado futuro

A.S.G.
-

«¿Quién va a querer invertir en una quinta categoría?». La pregunta ya resuena ante la creación en la 2021-2022 de una nueva liga entre Segunda y Segunda B

La Tercera División, ante un complicado futuro - Foto: Isabel García

El debate está servido. No sólo entre los partidarios y detractores de la fórmula con la que la Comisión de Presidentes Territoriales decidió cerrar la temporada 2019-20 en Tercera División, sin descensos pero sí con un playoff de ascenso –«si se puede jugar para decidir ascensos, se puede jugar para no descender»– entre los cuatro primeros, sino ante lo que se viene por delante. Porque la reunión de la RFEF no sólo sirvió para determinar cómo resolver el presente curso y afrontar el siguiente, sino para introducir la reestructuración del fútbol a corto plazo, concretamente en la 2021-2022, y que coloca a la Tercera División en una posición «muy complicada».  
Ya se ha anunciado que dentro de dos años, en la 2021-2022, se creará una nueva categoría entre Segunda y Segunda B–algunos ya la llaman Segunda Pro– con 40 equipos. Ycon una categoría más por encima «la Tercera División se va a quedar como la quinta categoría del fútbol español. Realmente la próxima temporada, sabiendo la reestructuración que se está llevando a cabo, ya lo será de facto» valora Jonathan Prado, entrenador del Real Ávila, y que atisba una situación complicada para un Grupo VIII que puede verse relegado a lo que es actualmente la Regional. «La caída de nivel va a ser evidente» comenta ante una categoría en la que este año «todos hemos podido ver el nivel de los equipos de la zona baja». Y el primer paso se vivirá el próximo curso cuando la presencia de 23 equipos –podrían ser 24 si se concede finalmente el ascenso al Villa Simancas, segundo en el Grupo B– lleven a la categoría a dividirse en dos subgrupos. «Será como la actual Regional».
La preocupación es evidente ante lo que puede ser el futuro en una Tercera División aún más relegada. Ya no es sólo el nivel futbolístico –«con más equipos en Segunda B veremos más jugadores de Tercera en esa categoría»– sino la propia viabilidad de los proyectos. «¿Quién va a querer invertir en la quinta categoría del fútbol?» se plantea ya ante este escenario. Si ya es complicado encontrar en la actualidad quienes son capaces de afrontar ‘a fondo perdido’ la aventura del ascenso, todo se oscurece un poco más a partir de ahora. «Llegar arriba será mucho más complicado». Así, la Tercera División se puede convertir en una trampa complicada para un equipo como el Real Ávila, entre otros. El ascenso el próximo año puede tener mucho más valor, a todos los niveles, que cualquier otra temporada.