El puente de La Gaznata llega a los "trabajos de acabado"

B.M
-

Ya realizada la prueba de carga, las labores de centran en la capa de rodadura del firme y la señalización

El puente de La Gaznata llega a los "trabajos de acabado" - Foto: Ricardo Munoz Martin (Spain)

Si no pasa nada que lo impida, lo que no sería la primera vez en este proyecto, dentro de poco el nuevo y esperado puente de La Gaznata sobre el embalse de El Burguillo entrará en funcionamiento. Es cierto que desde el Ministerio de Fomento no se aporta una fecha en concreto pero sí que se indica que una vez que concluyan los trabajos que restan, y que son los de acabado, se prevé la puesta en servicio de este tramo de la N-403.
Señalan desde Fomento que se están «acometiendo los trabajos de acabado en el nuevo puente» y últimamente se ha realizado la prueba de carga de la estructura del puente. Los trabajos que se realizan actualmente se centran en la capa de rodadura del firme, la señalización vertical y horizontal y lo concerniente a la parte administrativa de recepción de la obra.
Esto quiere decir que ya se está cerca de la finalización de los trabajos. Es más, el alcalde de El Barraco, José María Manso, aseguraba recientemente que se esperaba que en octubre estuviera acabado y que pudiera después entrar en funcionamiento.
Lo cierto es que ya se vivió un momento importante, o al menos visualmente destacado, cuando el pasado mes de julio el puente de La Gaznata completaba su estructura tras el izado y posicionamiento del cajón metálico que permitía cerrar el vano central del puente.
La estructura que se proyectó consistía en un puente cuyo tablero se encontraba dividido en tres vanos, el central con una luz de 120 metros. La parte metálica del vano central fue transportada en dos piezas de 27 y 15 metros de largo con una carga total de 115 toneladas. Es un tramo metálico que se fabricó estanco para transportarlo mediante flotación hasta su posición de izado.
Y con ese paso por fin se veía cómo el puente de La Gaznata tenía la forma que desde su puesta en funcionamiento servirá para el paso de los vehículos. Con ello se pondrá fin a un proyecto cuyos primeros pasos administrativos se comenzaron a dar hace 19 años. Esto quiere decir que hay que volver la mirada dos décadas atrás y recordar a partir de ahí como el proyecto ha ido sufriendo problemas y retrasos tanto en la adjudicación como en el presupuesto y en la última fase con la cimentación que volvía a sembrar las dudas sobre un proyecto que llegó a estar paralizado durante años y que se había retomado una vez más en septiembre del año pasado.
El proyecto del puente se realiza para mejorar el trazado de la carretera aumentando el radio de las curvas existentes y preservando el puente actual, una obra histórica de los años veinte del siglo pasado. También se pretende mejorar la seguridad.
Las obras consisten en una variante de trazado de aproximadamente 500 metros de la carretera N-403 que incluye la construcción del puente con un trazado proyectado para una velocidad de 80 kilómetros hora y permitiendo un paso sin problemas de vehículos en las dos direcciones. 
El puente actual está previsto que quede en uso como vía de servicio para dar salida al tráfico procedente de las edificaciones situadas en la margen derecha del arroyo de La Gaznata hacia el camino de la margen izquierda en dirección Toledo, así como facilitar el cambio de sentido del tráfico procedente de la dirección de Ávila. Así se prevé evitar el deterioro del puente manteniéndolo en uso.