«Incertidumbre» en la construcción por el Real Decreto

J.M.M.
-

Desde Fecopa y desde la Asociación de Empresarios de la Construcción se reconoce que la actividad está prácticamente paralizada y que empiezan a notar la falta de material

Obras en Ávila - Foto: David Castro

«Incertidumbre». Ese es el estado que está atravesando el sector de la construcción en la provincia de Ávila ante el estado de alarma decretado por el Gobierno por la crisis sanitaria provocada por el Covid-19.
El presidente de la Federación de Empresas de la Construcción y Obras Públicas de Ávila (Fecopa), Ladislao García Segovia, asegura que están viviendo una situación «un poco extraña», en tanto en cuanto «el Real Decreto dictado por el Gobierno no contempla el cierre de las obras de construcción, pero hemos tenido visitas de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado a obras que estaban en marcha instando a los trabajadores a que parasen su actividad».
De esta forma, están pendientes de la consulta que ha realizado la federación nacional en la que se encuentra integrado Fecopa, APCE, al ministro José Luis Ábalos para que aclare en que situación queda el sector de la construcción ante el estado de alarma y «si tienen que estar confinados o no».
Desde este sector se entiende, explica García Segovia, que «cualquier obra tiene unos procedimientos previos, que incluye un plan de salud e higiene en el trabajo o la presencia de un coordinador de seguridad», con lo que existen «unos protocolos que ya están establecidos y se pueden adaptar de forma rápida a la nueva situación».
Así, en esa situación de»incertidumbre» en la que viven, están a la espera de que se produzca esa respuesta, porque en función de ello se podría ver reflejado en «posibles despidos o expedientes de regulación temporal de empleo», algo que ya se está valorando desde algunas empreas. En cualquier caso, en Ávila el sector prácticamente ha parado toda vez que a las pocas obras que estaban en marcha en la mayor parte de los casos, según ha tenido conocimiento el presidente de Fecopa, se les ha instado desde las fuerzas y cuerpos de seguridad a que paralicen su actividad. En este sentido, y como ejemplo de esa situación que están viviendo, García Segovia explicaba que había tenido conocimiento de que la Policía había advertido de sanciones a un grupo de trabajadores de la construcción que se desplazaban en una furgoneta a su puesto de trabajo.
Esta situación contrasta con lo que está ocurriendo en otros lugares, como Madrid, donde hay obras que «siguen a pleno rendimiento», precisó el presidente de Fecopa, a la espera de que se aclare la situación.
A su vez, las tareas administrativas en las distintas empresas se continúan desarrollando, a través del teletrabajo en algunos casos o a puerta cerrada y sin atención al público en otros, aunque a menor ritmo, fruto del descenso de actividad generalizado que se está viviendo.
Un análisis similar hace el presidente de la Asociación de Empresarios de la Construcción, adscrita a Confae, Alfonso Sánchez Macho, que calcula que las plantillas de las empresas de este sector en la provincia «están trabajando al 30 por ciento» y que el principal problema que empiezan a encontrar aquellas que mantienen su actividad es el abastecimiento de material para trabajar (yesos, ladrillos, cemento...), ya que los almacenes de construcción están cerrados. Y si esta situación se mantiene se verán obligados a parar totalmente.
Sánchez Macho precisó que no tenía conocimiento de que las fuerzas de seguridad hubiesen instado a la paralización de ninguna obra, si bien reconocía las dificultades de movilidad que se están produciendo para llegar a los puntos de trabajo y también «a nivel interno» para garantizar la seguridad de los trabajadores. Además, en algunos casos son «los controladores de seguridad son los que están instando al cierre para evitar esa movilidad» y en todo momento se está buscando garantizar al máximo la seguridad de los trabajadores en cuanto a las normas de salud e higiene.
También recalcó que algunas empresas lo que están manteniendo son esas pequeñas actuaciones de reparaciones «de urgencia» en comunidades de vecinos o viviendas, una actividad que, a juicio de Sánchez Macho, se debe mantener porque en algunos casos son esenciales. En este sentido, reconocía que el Real Decreto dictado por el Gobierno deja al sector de la construcción «en el limbo», y añadía que «en el sector del comercio ha quedado claro quién podía abrir y quién no, pero hay otras actividades empresariales donde no existe esa claridad, y la construcción es una de ellas».
Además, y tras conocerse las primeras medidas económicas del Gobierno, precisaba que las empresas están profundizando en su análisis para ver cómo se pueden acoger a ellas, en el caso concreto de los ERTEs, si bien no tenía conocimiento de que ninguna empresa del sector de momento se hubiese acogido.
Finalmente, recalcaba que en este sector «el teletrabajo es imposible», con lo que si no varía mucho la situación «antes o después se va a instar al cierre» del mismo.
área de urbanismo. Uno de los áreas municipales que ha visto notablemente alterada su actividad en el Ayuntamiento de Ávila durante el estado de alarma es el de Urbanismo. Según afirman desde el Consistorio abulense, «desde el Área de Urbanismo se está trabajando con normalidad, pero con la modalidad de teletrabajo en su mayoría». En cuanto a la concesión de licencias aclara que «el decreto no suspende directamente la concesión de licencias, pero sí habla de suspensión de plazos, por lo que afecta a esta cuestión». De esta forma, «las licencias se pueden seguir otorgando (habitualmente, se tramitan de forma telemática), pero es complicado que los constructores ahora pidan licencias, por prevención de riesgos», con lo que esa actividad prácticamente se ha paralizado.
También recuerdan desde el Consistorio abulense, que en el caso de la plantilla del área, se mantiene la posibilidad de atención presencial, pero es obligatorio pedir cita previa en el 010 o en el 920350000.