Ornua mantiene la actividad ya que siguen llegando pedidos

B.M
-

Como ya cuentan con estrictas medidas de higiene, lo que se ha hecho es cambios en el horario de los turnos y teletrabajo

Ornua mantiene la actividad ya que siguen llegando pedidos - Foto: David Castro

Tras superar el susto que llegó con la quema de su fábrica y una vez que se puso de nuevo en pie, el coronavirus podría suponer un nuevo revés para la empresa Ornua en la que, de momento, siguen con su trabajo dado que siguen llegando pedidos de los clientes, según explica Antonio del Río como representante de los trabajadores. Aún así, sí que ha habido algunos cambios como que la parte de administración realiza teletrabajo y se han puesto en marcha cambios en el horario de los turnos.
En concreto se ha decidido que el turno de mañana entre un cuarto de hora antes y el de tarde atrase su entrada, también quince minutos, de modo que se puede hacer una desinfección con el tiempo que queda en los vestuarios y comedores.
Esta es una decisión que ha tomado la empresa en una planta que, por lo demás, ya cuenta con estrictas medidas de higiene de modo que los trabajadores se lavan y desinfectan las manos con frecuencia, «puede ser entre 20 ó 30 veces al día, cada vez que entras y sales de una estancia», explica Antonio del Río. Sí que ahora se trata de evitar el contacto entre los trabajadores, como punto adicional.
Por lo demás, destaca que por ahora la producción se mantiene igual aunque queda en el aire qué podría suceder si los clientes dejan de demandar.
En Ornua trabajan unas 115 personas, los que había antes del incendio de la fábrica y que regresaron a sus puestos de trabajo después de que se volviera a poner en pie. Pero lo hicieron después de un ERTE que en algunos casos fue de un año y medio y  en otros hasta 22 ó 22 meses, lo que supone que «la mayoría de la plantilla tendría el paro casi agotado, tente con 2 ó 3 meses». Aún así confía en «lo que se ha dicho, que si hubiera un ERTE se podría cobrar aunque no hubiera paro y quien lo tenga que no lo consumiría» porque la situación de estos trabajadores dependería mucho de ello.