Tras el Rally de Asturias toca afinar motores

A.S.G.
-
Tras el Rally de Asturias toca afinar motores

Diversos problemas impidieron al UCAV Racing Engineering obtener un merecido premio final

Segunda prueba del Campeonato de España de Rallyes para Vehículos Históricos para el UCAVRacing Engineering con la disputa del Rally de Asturias. No le fueron bien las cosas al equipo abulense, vigente campeón, después de una prueba que comenzó con buenas expectativas pero donde los problemas llevaron a descolgarse en la clasificación a los Peugeot 309 GTi y el Ford Sierra Cosworth con los que competía el equipo universitario tanto en las categorías de Velocidad como Regularidad Sport. Si el vehículo de Velocidad “va a pasar por una profunda revisión”, dejaba claro al final del rallye Jesús Garcés, Team Principal del equipo, no faltará “un análisis de los problemas que han llevado a los coches en Regularidad a la pérdida de posiciones en la parte final de la carrera”. Inconvenientes que no empañan, una vez más, que “el equipo, en global, demostró un gran nivel tanto en las asistencia como en la pista, y sin duda los resultados van a llegar.Esperemos que sea en Avilés donde se disputará la próxima prueba y donde el equipo de la Universidad Católica de Ávila ya conquistó la victoria en 2016 y en 2017”.
Buscarán la suerte que no tuvieron en el Rally de Asturias con los habituales Peugeot 309 Gti de Manuel Muniente y Manuel Vicente en Velocidad y Santiago Sánchez y Pedro López en Regularidad Sport, a los que se unió el Ford Sierra Cosworth 4 x 4 de Asier Santamaría e Isaías Bringas.
Desde el primer tramo Muniente y Vicente marcaron tiempos entre los cinco primeros del Campeonato de Europa, y se consolidaron en segunda posición del Nacional. Inclusive en la  segunda pasada por Cudillero el equipo de la UCAV marcó el mejor tiempo absoluto del rally, demostrando que tenía posibilidades de conseguir la victoria, pero fue en el enlace entre este tramo y el Rey Silo cuando la rotura de una pequeña pieza del cambio dañó el sensor de posición del volante motor y ocasionó la parada del motor. El retraso acumulado impidió continuar al equipo después de una soberbia demostración.
En la categoría de Regularidad Sport, tanto Sánchez como Santamaría estuvieron peleando entre los cinco primeros con distancias muy estrechas hasta la parte final de la carrera, donde ambos  se descolgaron terminando en sexta posición el Ford Sierra y en novena el Peugeot 309 Gti.